Sastrería del futuro: cortesía de Balenciaga FW 19-20

Demna Gvsalia, quien se hiciera cargo de la dirección creativa de Balenciaga desde hace cuatro años, llegó para irrumpir el mundo de la moda con sus atrevidas propuestas. Cada desfile se distingue porque nos muestra algo que ya habíamos visto y, al mismo tiempo, algo novedoso para lo que no estábamos preparados. No inventa nada (sin tomar en cuenta que pone pupilentes de color rojo a los modelos) ni usa materiales distintos a otros grandes diseñadores y aun así, siempre nos deja con ganas de más.

Foto: NowFashion

En la más reciente semana de la moda de París y con poco más de cien looks, nos volvimos testigos de una de las colecciones más maduras del diseñador georgiano hasta el momento. El venue se caracterizó por estar compuesto de paredes y alfombras negras, donde predominaron piezas que llamaron la atención por la sobriedad y la limpieza de las líneas, sin dejar de ser, como se ha vuelto costumbre para la firma, prendas declaración.

Foto: NowFashion

Si bien es indivisible la parte femenina de la masculina en este show, porque las formas son similares en ambos y se complementan a la perfección, lo que nos atañe es el menswear. Lo más atractivo es, entonces, esa mezcla audaz, entre una sastrería -muy Cristóbal Balenciaga- con claras influencias del estilo callejero. Conceptos que solo Demna era capaz de armonizar. Por supuesto, respetando y honrando los códigos que el  diseñador español estableciera desde la fundación de la marca homónima.

Foto: NowFashion

Ejemplo de lo anterior se hace presente en elementos clave como los abrigos, de corte muy largo, y los blazers, donde destaca esa silueta boxy súper estructurada y de hombros híper pronunciados. El pantalón tailored seguía la misma tónica de una perfecta y bien marcada hechura, ahora en corte recto.

Foto: NowFashion

La logomanía se empieza a diluir, pues solo se hace presente en algunos diseños; como en un abrigo, una chamarra de piel, una camiseta y un hoodie. Puntos gruesos de cuello alto también tienen un papel protagónico. Un detalle consistente se acentúa en las bombers, parkas, puff jackets y camisas: se trata de un pliegue que va por encima de los hombros y fluye hasta las mangas de estos.

Foto: NowFashion

Los bolsos también son un punto a destacar: shopping bags de color negro y marrón, que sirvieron para que los modelos llevaran mini botellas de agua, son prueba de una moda menos esnobista y más hecha para la gente. Dejándonos una reflexión de que es verdaderamente importante a la hora de vestir.

Foto: NowFashion

No obstante, Demna nos deja muy claro en este desfile, que, al menos para él y para Balenciaga, los sneakers han muerto. Sin duda, con una dosis de ironía, puesto que el modelo Triple S, según Lyst, siguen siendo uno de los más demandados dentro de la industria. En cambio, esta vez opta únicamente por unas botas de punta cuadrada con el logo bordado en color dorado.

¿Qué podemos esperar de la siguiente colección de este disruptor de la moda?

Sin comentarios

Deja tus comentarios

Your email address will not be published.