Una conversación sobre autenticidad y autorreconocimiento a través de la ropa con Adam Katz Sinding

“This is not a fucking street style book” es el primer libro de Adam Katz Sinding sobre la evolución (¿involución?) de una industria bien arraigada en la imagen personal y la proyección personal a través de lo que se usa más explícitamente en la gente que no se desvive por la moda. Tuvimos una conversación sobre la vida y el trabajo en las calles con Adam durante la presentación del libro en la tienda de Jet en la Ciudad de México.

AKS: La jodida altura, hombre… estaba al teléfono con mi mama mientras caminaba y le dije “¿Podrías googlear la altura de la ciudad?” son como 7,000 pies y me quedé “wow, carajo”.

JPJ: Creo que es difícil para los aviones aterrizar, creo que te lo dije ayer pero le temo mucho a volar y vuelo muchísimo.

AKS: También yo.

JPJ: ¿De verdad? ¿Tú qué haces?

AKS: Duermo. 

JPJ: ¿Cómo?

AKS: Colapso inmediatamente o empiezo a sudar como loco porque me da tanto miedo…

 JPJ: Tengo unas preguntas para ti ahora que pudiste topar un poco la vibra de la ciudad y estuviste caminando. Supongo que hiciste lo que se pudo en un día—

AKS: Sí y mañana veré más.

JPJ: ¿Encontraste alguna peculiaridad o particularidad o diferencia entre cómo se visten los mexicanos versus cualquier otro lado?

AKS: Hmm, bueno, en el vecindario donde me estoy quedando todos se visten como europeos en mayor parte, es como Madrid. Todos muy normales, en una buena manera, aunque nada que resalte de verdad. Para mí es interesante ver a los chicos en la fila de los tacos o estos lugares donde la ciudad es real, ¿sabes? Como estos lugares donde la gente trabaja o a donde van a desayunar con estos bolsillos pequeños que creo que sintetizan el feel de la ciudad un poco mejor. Estaba en Kiev caminando en estos complejos departamentales donde ves a la “gente real” y creo que eso es muy interesante porque es el verdadero barómetro de cómo se viste la gente en realidad porque el demográfico más rico anda en tenis o compran lo que sea o se visten de marcas parisinas o tratan de vestirse como un neoyorkino o alguien de LA, lo que sea, y eso no es para nada interesante. Quiero ver cómo se viste de verdad la gente real.

JPJ: De la gente que viste en los tacos, ¿algo particular sobre su estilo o su ropa?

 AKS: No como lo esperaría. Mucha yuxtaposición sólo usando la ropa correctamente, como si no lo pensaran. Jeans, pantalones cualquiera, pants, cualquier cosa, playeras, sombreros, no sombreros, creo que sólo ven la ropa como algo que te pones con el propósito que se hizo la ropa: para proteger el cuerpo. Lo que sí es interesante es ver cuánta gente usa abrigos de invierno aquí cuando hace 21 grados afuera, pero conforme me movía más al centro todo se hacía muy europeo.No sé, está interesante que de un lado tienes en la calle a las grandes corporaciones vendiendo y del otro a la gente que quizá no puede pagarlo porque, por ejemplo, en París, mucha gente puede entrar a cualquier tienda y comprar lo que quiere. También debo decir que había una manifestación en el zócalo como de granjeros y quizá en general el demográfico no era el recurrente, así que en verdad no sé.

JPJ: Supongo. Dijiste algo muy interesante sobre la gente que viste usando ropa sólo como debe usarse la ropa: sólo como protección. Siempre he pensado un poco que el ethos de la revista es que yo creo que nuestra ropa es, en muchas formas, nuestra identidad…

AKS: Absolutamente.

JPJ: En especial los hombres, o la mayoría de los hombres, no necesariamente tú y yo, pero muchos hombres tienen menor disponibilidad o rango de ropa que pueden usar y no es como que de repente vayamos a vestirnos de plumas—

AKS: Claro, te puedes vestir así o así y ya no hay más opciones…

JPJ: Exacto, pero también creo que aún para la gente que no puede pagarlo o que no tiene acceso a la ropa de la que hablamos, hay un proceso de decisión en que te despiertas, te levantas y quizá la manera en que escoges lo que te pones hoy tiene que ver con lo que está limpio o no sé…

AKS: Correcto, totalmente. Puedes topar que esta gente tiene de alguna manera algo de estilo personal, no es como que sólo estén usando ropa que se encontraron por ahí. Vi a un sujeto que estaba usando jeans muy normales, camisa abotonada, un sombrero vaquero y chanclas, estas chanclas cruzadas de ponyhair y las uñas de sus pies estaban asquerosas, estaba increíble, pero las chanclas se veían totalmente imprácticas y pensé “qué cool”, porque eso habla sobre una decisión de estilo personal. ¿No?

JPJ: ¿Cómo identificarías a alguien que está jugando a disfrazarse, no solamente fuera de shows de moda, versus alguien que es un original? ¿Intuición, no?

AKS: Sí, intuición, pero, por ejemplo, si ves a una mujer que tiene los labios inyectados y tetas falsas, con lo que sea que esté usando, también es una cosa sobre llamar la atención y quizá suena chauvinista decirlo, pero creo que a la vez es alguien muy crítica y muy consciente de su imagen… creo que es algo como muy pavorreal de sí misma. Es lo mismo que cuando vas a Pitti y hace 38 grados afuera y ves a hombres con trajes de tres piezas y un abrigo en los hombros y yo estoy ahí en shorts, sudando y ellos salen cada cinco minutos a fumar y que les tomen fotos y regresan adentro. Veo a estos sujetos y pienso ¿qué está mal con ustedes?

JPJ: ¡Sí!

AKS: No me importa que tu traje sea de lino, el calor es infernal.

JPJ: No, no, no, no, especialmente porque también traen sombreros y bastón y todo.

AKS: No lo sé, incluso cuando la gente se cambia de ropa a cada rato en fashion week, me enoja. No hay razón para hacerlo. Entiendo que es algo como de respeto para el diseñador o la marca, pero hay que ser razonables. Si tengo que tomarle una foto a alguien o alguien pretende que le tome ocho fotos en un día porque van a ocho desfiles en ocho looks diferentes, me hace sentir que no hay integridad. La gente que de verdad se viste para sí misma no tiene tiempo de cambiarse o de pararse a que les tomen la foto. Esa gente es la que va a su siguiente junta y tienen su propia vida y se visten como se visten porque así son y la ropa sólo es una herramienta más. Si eres un stylist supongo que usas lo que usas para vender tus habilidades no sólo para vestirte a ti mismo, sino a cualquier persona y poner diferentes looks juntos. Siempre veo a Anna Dello Russo y siempre se cambia en desfiles dependiendo el diseñador y una hora es Dolce & Gabbana, la otra es Rick Owens y pienso wow, esas son dos completamente diferentes mujeres que no se vestirían de la otra forma si pasaran frente a la tienda del otro diseñador.

JPJ: Correcto.

AKS: ¿Entonces cuál es el punto de que puedas ponerte un Rick Owens y un Ann Demeulemeester o Haider o Dolce y Versace? Son diferentes vidas las que estás tratando de vender. Una vive en un palacio y la otra en un bunker y por supuesto que cualquier persona puede ponerse lo que quiera y comprarse lo que quiera pero eso desvanece la fascinación que tiene…

JPJ: El estilo personal…

AKS: Exacto.

JPJ: Ahora es como ser modelo: puedes usar lo que quieras mientras lo uses bien, pero no representa una identidad, me parece.

AKS: Pero te usaré como ejemplo porque estás usando algo totalmente distinto a lo que traías anoche, pero lo estás usando de la misma manera. Estás usando dos cosas muy diferentes… Anoche traías Calvin Klein de Raf Simons, ¿correcto?

JPJ: Sí.

AKS: Y eso es algo un poco más avant-garde y conceptual a lo que traes hoy, que es un traje, pero los usas de la misma manera. Eso demuestra estilo personal. Podrías estar usando unos jeans aguados y unos tenis gigantescos y la camisa abotonada muy cholo y hoy llegar con el traje y eso demuestra que puedes…

JPJ: ¿Navegar a través de la vida?

AKS: Sí y usar diferentes tipos de ropa pero en la misma estética y no te veo de repente entrando de pies a cabeza en Undercover y quizá sí, pero sería una vibra muy diferente. Por eso me visto igual siempre: tengo un millón de hoodies, un millón de pantalones negros y un millón de tenis porque todos funcionan juntos y no tengo que pensarle porque no tengo la habilidad para hacer lo que tú hiciste entre anoche y ahora. Tampoco tengo la habilidad de sacar las prendas de los ganchos, volver a ponerlas en los ganchos y hacer looks diferentes con lo que tengo, ¿sabes? Puedo cambiarme la playera y tener el mismo pantalón que ayer y quizá una hoodie diferente y cambiarme de tenis y al día siguiente cambiar el pantalón y para mí se trata de eso, que todo sea intercambiable pero dentro del mismo look.

JPJ: No, pero eso es algo que va con tu estilo de vida, ¿no?

AKS: Debe ser así.

JPJ: Viajas por todo el mundo y tratas de tener las menos maletas posibles, ¿no?

AKS: Sí y cuando estoy en casa en Copenhague paso más tiempo pensando en cómo me visto, pero aún tengo esta estética completa de dónde escojo pero a la vez ya casi no me importa.

JPJ: Terminaste eso de una manera muy importante porque creo que habla sobre el proceso o el cambio, porque antes decías sobre los bloggers que cambian casi de personalidad y trabajo pero cuando comienzan ir a shows se visten como se visten porque ser notado también es una experiencia…

AKS: Absolutamente, pero déjame interrumpirte rápidamente. En mi primera semana de la moda -nunca había contado esto, pero estaba en Lincoln Center usando unos pantalones de Rick Owens, que era muy normal para mí, un suéter de Damir Doma, una cobija de Rick Owens, plataformas de Rick Owens y un beanie de cashmere y algunos lentes que no recuerdo y sentía que eso era yo en ese tiempo, pero ahora veo esas fotos y pienso, ay, todo ese tiempo traté de vestirme con cosas que me parecían muy cool pero cero funcionaban con mi estilo de vida. ¿Conoces la marca Carol Christian Poell?

JPJ: No.

AKS: Es este diseñador austriaco basado en Milán, muy artesanal, que hace estas chamarras de 7,000 usd, que de alguna manera me hice convencerme que necesitaba cuatro de diferentes tipos y son tan incómodas para usar porque están echas de bisonte y caballo y te sacan moretones y se les cae la pintura y te mancha la piel y mis pies se pintaban de negro por meses -porque también tenía las botas. Por meses mis pies eran negros y tuve que evolucionar fuera de ese look porque era muy impráctico. Perdón por la interrupción.

JPJ: No, no, no, no, de eso exactamente estoy hablando. Vas a fashion week la primera vez y quieres que te noten y mientras más experiencia tienes y más expuesto has estado a estas cosas, estás bien con saber que no tienen que tomarte foto en la calle y eso lo hace muy genuino porque ya no te vistes para nadie mas que para ti.

AKS: La única vez que de verdad sentí que la ropa de diseñador entendía quién de verdad soy fue cuando Hedi estaba en Dior Homme, los primeros años. Era un look de playera, los jeans perfeccionados en esta estética hyper rockera que estaba muy inspirada por Seattle, así que era perfecto para mí porque no era lo suficientemente delgado así que bajé de peso para poder usarlo y fue la única vez que de verdad amé Dior homme y después se convirtió en algo más…

 JPJ: ¿Glam?

 AKS: Glam y más pop británico y se perdió de lo que yo quería decir con la ropa aunque los jeans no duraran para siempre y las playeras no duren para siempre así que gasté por completo esa ropa y de repente entendí que todos los jeans están basados en Levi’s y que con Levi’s no me importa si termino destruyéndolos.

Juan Pablo Jim

Editor in Chief

El único contador que se viste así.

Sin comentarios

Deja tus comentarios

Your email address will not be published.