Si de redefinir la moda masculina hablamos, Giorgio Armani de los 80´s es la clave. Esto gracias a su sello inigualable y fácil de reconocer, el cual siempre aboga por las necesidades modernas, la sobriedad, lo cual transcribe en sus diseños de líneas rectas y comodidad. Todo en un solo look. En este sentido, el sello Made in Italy está grabado en su historia y desde luego, en las prendas que hicieron de la marca, fuente diversificadora, no solo de la moda sino de otras áreas como la belleza, los perfumes, y el estilo de vida.

“Estaba motivado por el deseo de modernizar la moda masculina: En el campo de la ropa masculina todavía estábamos atados a más o menos la misma ropa que usaban nuestros padres y abuelos. Quería usar telas más suaves y repensar el traje, deshaciéndome de la mayoría de los forros y rellenos. El resultado desestructurado fue una apariencia verdaderamente nueva que conservó su precisión mientras se volvía más consciente del cuerpo y más cómoda”, Giorgio Armani.

La ropa masculina de Armani nació como una respuesta a la moda de la posguerra, que tomaba referencias del drapeado de los años 30 y su soltura característica. Los colores más atrevidos fueron una gran parte del cambio que le inyecto a sus diseños. Los tejidos más ligeros como el bouclé, la franela y el crepé, también jugaron un papel muy importante.

Eso, sin dejar de lado la bajada de los botones, que eliminó aún más, la pretensión militar de los trajes tradicionales. Así, fueron reemplazados por líneas más limpias y fluidas. Con estos cambios, reescribió la ropa masculina para siempre y que hoy se retoma para la vida pospandémica.

c6a16846e8e1c5de8ae3bf1ac34eeaaf

f88a96ee3ca4861980cbcd380968b60c

El cine la punta de lanza

Ya sea por estrategia de marketing o para sacar a relucir el amor de Giorgio Armani por el séptimo arte, la historia de Armani se marca con letras doradas luego de su irrupción en la pantalla grande con el actor Richard Gere en el papel del gigoló Julian Kaye, esto en la cinta “Gigoló Americano” de 1980.

En la película, las prendas del creador italiano reposan como otro personaje en su apartamento californiano, entre chaquetas, esmóquines, vestidos y otros complementos, mismos que desde ese momento, no han dejado de iluminar cada alfombra roja o la pantalla del cine como imagen de glamur hollywoodense.

“Tiene una sensualidad increíble y usa cada look con tanta naturalidad, por lo que fue un placer vestirlo”, dijo Armani sobre vestir a Gere, en lo que resultó ser la primera de más de 200 participaciones en el vestuario de películas, sobre las cuales ha establecido un vínculo.

A la fecha, podemos ver que un traje Armani es infalible. Famosos como como: Foster, Glenn Close, Harrison Ford, Michelle Pfeiffer, Robert de Niro, Sophia Loren, Clint Eastwood, Claudia Cardinale, Jack Nicholson, Jeremy Irons y más, no solo de Hollywood, sino también de la música, han sucumbido a su elegancia.

En el mundo fílmico, las películas estilizadas por Armani incluyen: The Untouchables , la trilogía Batman de Christopher Nolan y The Wolf of Wall Street de Martin Scorsese, donde resaltan los hombros pronunciados, solapas de gran tamaño; mezclas de tejidos como lana, telas a rayas; colores grises oscuros y la virilidad en forma de “V”, correspondiente a la fisionomía de la masculinidad de principios de los 90.

El legado de Armani

En 1975, Giorgio Armani lanzó su marca homónima después de una década trabajando como diseñador independiente para marcas de moda en Italia. Entre los nueve años que separan 1961 y 1970 fue diseñador en Nino Cerruti y, tras abandonar esta firma, decidió abrir su propia marca junto a su socio Sergio Galeotti, inicialmente dedicada a moda masculina, y un año más tarde, también a la femenina, coincidiendo con la llegada de su hermana Rosanna a la empresa.

Así, centrándose inmediatamente en la moda masculina de lujo y lista para usar, su primera colección para Primavera- verano 1976 se mostró en Pitti ese año, con una confianza poco vista, de acuerdo con los expertos de la época.

15 ADV GAWEAR SS1992M courtesy of Giorgio Armani

Armani eliminó el forro y el acolchado estándar que previamente habían dado rigidez a las chaquetas, creando una chaqueta más flexible y fluida, para una mayor facilidad de movimiento.

Para constatar por cuenta propia su impacto, existe un libro que Rizzoli publicó en 1990, que más que un simple libro, es una monografía documental con 325 fotografías del tamaño de una mesa de café, titulado: Giorgio Armani: Imágenes del hombre (Giorgio Armani: Images Of Man). En donde hace una crónica de las colecciones de esta década tan importante e ilustra los puntos clave de su legado en la moda masculina y la cultura de nuestro tiempo.

51OwBVkoRlL

En el libro, destaca el trabajo colaborativo con el fotógrafo y diseñador gráfico Aldo Fellai, pues sus capturas añaden proyección al trabajo de Armani, mostrándolas de una manera revolucionaria. Abrió las perspectivas de cómo se comercializaría visualmente la ropa en los años venideros con un enfoque a blanco y negro, una herramienta para muchas campañas de marca registrada de los años 90 como los publicitarios de The Gap o Calvin Klein.

ef6c2525a37cdac9eb3d0fd64213b98a

2b9b7a32bc8e0bda1457f5ec82e3c7fc

Las marcadas proporciones, los abrigos y las gabardinas con pliegues ondulantes de tela, similares en el pecho, ceñidos dramáticamente en la cintura, sugiriendo el aspecto de un hombre fuerte de cómic; la formalidad de un traje cruzado que suaviza con una línea de hombros extendida y un corte holgado, así como relajado; texturas y colores cálidos con contrastes dramáticos y nítidos, son parte del legado tan característico del sello Armani.

armani 80s proportions 768x942 1

779eddd71d09dc6d8fa64f839b31cd6f

 

 

 

Referencias

El País

The rake

Permanent Style

PUBLICAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.