Leyendo ahora
El género fluido en la moda. Un pilar de la industria en 2023

El género fluido en la moda. Un pilar de la industria en 2023

En vísperas del fin de 2022, los preparativos de Navidad y Año Nuevo no se hacen esperar, así como los cambios que se avecinan para el próximo 2023. ¿De qué estamos hablando? Recientemente un reporte de Business Of Fashion titulado The State Of Fashion 2023, puntualizó algunas temáticas importantes a considerar en materia de consumo, uno de ellos, la moda de género fluido impulsado por la Generación Z.

Como contexto general, el reporte plantea un escenario económico más complejo que el de este año, pues para cubrir los gastos diarios, los niveles de ingresos no logran seguir el ritmo de la escalada provocada por la inflación, la cual alcanzó un máximo de 26 años en Brasil y un máximo de 21 años en México durante 2022.

Solo en Estados Unidos, los clientes están “negociando a la baja”, como lo señala la Encuesta del Consumidor de aquel país, realizada en el verano de 2022, donde encontró que el 74% de los encuestados dijeron haber estado comprando con más minoristas o marcas de precios más bajos de lo habitual, buscando descuentos o pago de bienes a plazos; mientras que el 45% dijo de manera recientemente, retrasar el hacer una compra discrecional.

Moda de género fluido

Si bien, no es algo novedoso, ya que desde hace un par de años, los más jóvenes pusieron bajo el radar este tipo de compras, la moda de género fluido está ganando mayor mercado al cambiar las actitudes de los consumidores hacia la identidad de género y la expresión. Para muchas marcas y minoristas, la difuminación de las líneas entre la moda masculina y la moda femenina, requerirá repensar el diseño de sus productos, marketing y experiencias de compra en la tienda y de forma digital.

Una cosa es cierta, las siluetas, las telas y los colores ya no necesitan ajustarse a los códigos de vestimenta tradicionales para venderse a estos consumidores. Para las marcas, el cambio puede estar en un punto de inflexión, lo que lleva a los líderes de la industria a considerar la mejor manera de actuar sobre las cambiantes expectativas de los consumidores. El género ha influido durante mucho tiempo en la moda e incluso, en medio del cambio a la casualidad, el género está integrado en las prácticas comerciales actuales.

Por lo tanto, introducir la fluidez de género en las colecciones de productos, puede requerir una actualización práctica de los sistemas operativos que se han utilizado en la industria de la moda durante décadas.

“El tamaño de una prenda, ajuste y la forma determinan las diferencias clave entre la moda masculina y la moda femenina, pero también hay distinciones más sutiles. Los botones continúan apareciendo en gran medida en diferentes lados de las camisas de hombres y mujeres. Por ejemplo, una práctica que se cree que se remonta al Renacimiento, cuando los sirvientes vestían a las mujeres de clase alta, pero los hombres de clase alta se vestían solos”.

Enfatiza, además, que el cambio hacia una moda con fluidez de género está impulsado en parte por la evolución de las actitudes culturales y sociales hacia el género en diferentes regiones y generaciones.

Ludovic de Saint Sernin. Primavera 2023

Palomo Spain. Primavera 2022

Cita también, que según una investigación realizada por la empresa Fintech Klarna, alrededor del 50% de la Generación Z en todo el mundo, ha comprado moda fuera de su identidad de género y alrededor del 70 % de los consumidores, dicen estar interesados en comprar moda de género fluido en el futuro.

Otra encuesta encontró que miembros de la Generación Z, menores de 20 años, tienen más probabilidades de comprar productos que no fueron diseñados específicamente para su género y el 56%  afirmó que compra ropa no clasificada por género en absoluto. Este punto de vista probablemente se volverá más prominente en el mercado, dado que Gen Z pronto se convertirá en la mayor parte de consumidores a nivel mundial. Así, en Estados Unidos, como los Millennials superaron en número a los Baby Boomers en 2019; se espera que los consumidores de la Generación Z superen a los Millennials para 2036.

Respecto a las marcas

En este informe se detalla, que las marcas que decidan hacer más espacio para las colecciones fluidas de género, podrían comenzar con pequeños cambios dirigidos primero a sus clientes más receptivos. Sobre todo, en los compradores más jóvenes, especialmente los menores de 20 años, pues son más propensos a buscar y comprar a través de estas líneas de género.

Pero no todos lo adoptarán tan rápido, algunas zonas geográficas pueden tener una base de clientes lista como: América del Norte, Europa, Japón y Corea del Sur, donde las percepciones en torno a la identidad de género en la moda son más matizadas.

“Las empresas de moda pueden considerar las muchas formas en que ya interactúan con los clientes que buscan productos de género fluido y utilizar esos puntos de contacto como oportunidades de aprendizaje.

Las marcas que ofrecen cosméticos y fragancias también pueden compartir lo aprendido con sus equipos de moda. Las fragancias de género fluido representaron el 51 % de todos los lanzamientos de fragancias en 2018, frente al 17 % en 2010; 190 y más del 50 % de los hombres hoy en día dicen que usan cosméticos faciales”, indica el texto.

Peter Do. Primavera 2023

Cómo lo impulsa la Gen-Z

La moda de género fluido ha sido fundamental para derribar las barreras hacia una mayor aceptación de la identidad de género no binaria, incluida la forma en que se adopta en la moda. De esta forma, precisa que para aquellos que valoran la libertad de expresarse, esperan influir y ser influenciados por marcas que, en muchos aspectos, normalizan la moda que subvierte el género.

En palabras de  Robert Cordero, el informe destaca una cita: “Creo que en los últimos años las cosas han cambiado mucho”, dijo el diseñador Alejandro Gómez Palomo, fundador de la marca neutral de género Palomo Spain en 2015. “Puedes ver ahora a una skater con las uñas pintadas de rosa, usando un crop top y un collar de perlas, y él es [un] chico completamente heterosexual. … Hace unos años sería como, ‘solo para los gays, solo para esa comunidad de la que soy parte’”.

En toda la industria de la moda, señala un giro significativo, pues la Gen Z no solo es la generación más grande de la historia con el 25% de la población mundial, sino también tiene influencia en el gasto; tan solo en Estados Unidos, los consumidores de Gen-Z tienen un poder adquisitivo estimado de 360 mil millones de dólares, según BoF Insights, el brazo de investigación y análisis de BoF.

Una de las características que encuentra en la forma de compra, es que la generación no busca necesariamente prendas neutrales en cuanto al género: la Generación Z prioriza otros factores, como la asequibilidad al comprar ropa. Como tal, la Generación Z no está buscando explícitamente moda neutra en cuanto al género, sino que elige interactuar con las marcas de una manera menos restrictiva que las generaciones pasadas.

En su aportación, los datos explican que en 2016, un estudio de la agencia de comunicaciones de marketing Wunderman Thompson, descubrió que el 56 % de los consumidores de la Generación Z compraban ropa de todos los géneros. Pone como ejemplo que en ese mismo año, Jaden Smith, entonces de 17 años y ahora un ícono de estilo Gen-Z, protagonizó una campaña global para Louis Vuitton usando una falda de la colección de mujeres de la firma. Esto lo considera un antes y después que las marcas independientes comenzaron a captar más la atención para sus mensajes de género fluido, incluido Hood by Air, que se adelantó a su tiempo cuando Raúl López y Shayne Oliver lo lanzaron en 2007, junto con Palomo Spain, Ludovic de Saint Sernin y Telfar.

Jarden Smith en Thom Browne
Troye Sivan

Sobre las tendencias

El mundo actual no se puede entender sin las redes sociales y menos la moda, pues ahora, las tendencias a menudo comienzan en las plataformas de redes sociales como Instagram, TikTok y BeReal. Varios hashtags en TikTok ahora organizan videos generados por usuarios que muestran fluidez de género o neutralidad de género como #femboy, quien obtuvo más de tres mil millones de visitas globales a fines de octubre de 2022. Mientras tanto, #genderneutralfashion ha tenido más de 316 millones de visitas, #géneroneutral más de 223 millones y #mascgirl más de 66 millones.

Manos a la obra por parte de las marcas

Para finalizar el informe, señala que durante gran parte de la última década, las marcas han estado experimentando con la comprensión de lo que funciona y lo que no funciona en experiencias fluidas de compra de moda en diferentes puntos de precio. En Palomo Spain, por ejemplo, ha estado en un viaje de varios años como una de las primeras etiquetas sin género de alta gama en llamar la atención de la industria y llevar la etiqueta a las tiendas. Al principio, los grandes almacenes lucharon por decidir si exhibir la ropa de Palomo Spain en la sección de mujeres, en la sección de hombres o en ambas. Al final, las secciones masculinas se impusieron.

“A nosotros también nos costó mucho cambiar los patrones y las formas y todo porque (las tiendas) querían (prendas) para niñas y en una talla más pequeña”, recordó, y agregó que no quería que la etiqueta quedara encasillada. . “Hago ropa que todos pueden usar. … Me gusta jugar con masculino/femenino todo el tiempo y esa tensión, por supuesto, atrae a clientes de moda femenina y masculina”.

Otro ejemplo, es la fundada por Jonathan Hirschfeld y Max Schiller en 2013, la marca con sede en Estocolmo comenzó vendiendo zapatillas unisex de suela gruesa. “El género unisex siempre ha sido un hecho para los productos de Eytys. Se sintió natural para nosotros. Lo vemos como un servicio, el cliente elige”, dijo Schiller. “A medida que crecían nuestras colecciones, tenía sentido continuar con una filosofía unisex para todos los productos para no limitar a nuestros clientes”.

“Schiller admitió que el modelo de negocios de la empresa podría haber sido más fácil de ejecutar con categorías separadas de ropa de hombre y de mujer debido a los desafíos planteados en la producción, la comercialización y el marketing”. Pero, “ahora podemos ver que los esfuerzos y los costos asociados con la complejidad están comenzando a dar sus frutos”, dijo.

Por ejemplo, señaló que los jeans Benz de la marca, la versión de Eytys de los jeans holgados de la década de 1990, son comprados igual por clientes que se identifican como masculino y femenino, mientras que las botas y los zapatos de vestir que compraban principalmente las clientas, también están atrayendo a los clientes masculinos. Sus botas Gaia, que vienen con tacones altos en las tallas 43 a 45 de la UE, son “siempre agotado””, agregó.

 

Checa todo el reporte de BOF aquí.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2022 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.