Leyendo ahora
El problema de los uniformes en los Juegos Olímpicos: un asunto de género y vestuarios

El problema de los uniformes en los Juegos Olímpicos: un asunto de género y vestuarios

Avatar

Tokio 2020 ha empezado oficialmente y con ello ya trae las primeras polémicas en asuntos de género y sus vestuarios para competir en diferentes disciplinas. 

Lo más reciente se dio hace unos días, cuando círculo la foto de la selección olímpica Noruega de handball donde tanto el conjunto masculino como el femenino dejaban en manifiesto una diferencia notable. Al parecer todo bien en el retrato, pero un detalle resalta a simple vista, aunque no todos les incómoda e incluso les parece normal. Y es que en equipo varonil cuenta con un atuendo muy cómodo y discreto para su participación: shorts y playera de tirantes. Mientras que el equipo femenil debe usar las clásicas bragas deportivas, mismas que debían cumplir el reglamento de “corte hacia arriba en lo superior y corte lateral de máximo 10 cm” en vez de unas mallas cortas y top, como sus compañeros hombres ¿privilegios, dónde? 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Pictoline (@pictoline)

Hasta hace unos años esa era la constante y no veíamos nada de malo en ello. Pero gracias a los cuestionamientos sobre la hipersexualización hoy nos preguntamos ¿En qué radica la diferencia de atuendos? En el consumo masculino y los estereotipos sobre lo femenino. 

Los cuerpos de las atletas suelen ser mucho más importante para los patrocinadores, marcas y medios, que su desempeño atlético. Y es que, qué mejor contenido que jóvenes atletas de todo el mundo en poca ropa. 

Olivia Breen, atleta paraolímpica inglesa declaró lo siguiente: “No se debería hacer sentir a las mujeres cohibidas por la ropa que llevan cuando compiten, sino cómodas y seguras”. Y es que ella misma fue amonestada por llevar una braga deportiva demasiado “provocativa”. Breen aseguró que llevará su mismo short Adidas a Tokio sin importar las críticas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Olivia Breen (@livvy_breen)

Previo a la justa olímpica, el equipo alemán de gimnasia en el campeonato europeo, decidió salir con mallas largas, mismas que cubrían por entero sus piernas, declararon que lo hacían en forma de protesta ante la sexualización de sus cuerpos a través de sus atuendos. Y es que, si una mujer luce rápida, fuerte y hasta musculosa ante los ojos masculinos, no debería perder feminidad, así que se debe compensar con maquillaje y lindos peinados que suman puntos para los jueces, como si se tratara de una competición de belleza infantil y no una competencia deportiva. Es tan absurdo como pensar en que un hombre que compite en patinaje artístico deberá llevar una barba gruesa para no perder su valor como hombre.

Aunque de lo que se trata, es que las mujeres puedan elegir, ya sea por comodidad, seguridad o por creencias religiosas. A diferencia de Breen o del equipo noruego de handball, hay atletas que han declarado que, al usar labial, rímel u otro maquillaje, las hace sentir seguras y empoderadas. Lo importante es que Federaciones, jueces, organismos de competencia y medios, prioricen su desempeño atlético y profesional lejos de cómo lucen y garanticen la libertad e independencia de cómo lucir. 

Esto no sólo pasa en la justa deportiva más importante llevada a cabo cada cuatro años. En realidad, es un reflejo del panorama profesional de mujeres y niñas en todo el mundo. Lamentablemente en el deporte, así como en cualquier ámbito profesional, las mujeres luchan contra todos los machismos: mansplaining, salarios más bajos que el de colegas hombres y todo tipo de obstáculos cuando se es madre, y no pasemos por alto los trabajos con el exigente requisito de “buena presentación” o desde niñas, que limitan sus actividades escolares a una falda y zapatos y en caso de trabajos, zapatos de tacón sin importar lo dañino y cansado que puede ser. 

Como hombres nos toca reflexionar y accionar sobre los contenidos que nos ofrecen y denunciar aquello que denigra y atenta contra la dignidad de las mujeres, desde el espacio laboral/escolar, casa y demás normativas que promueven la desigualdad y el privilegio del cual somos parte. 

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.