La llegada de redes sociales y el uso que las nuevas generaciones le dan a ellas, redirige el desarrollo cultural y las formas en que nos comunicamos y expresamos, siempre partiendo desde el sentir de estas generaciones: cómo viven y qué quieren contar. Esto explica la constante evolución del estilo y la recontextualización de tendencias pasadas que usan a la moda como una herramienta para la expresión y que sirve como un reflejo de la actualidad. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Noen Eubanks (@notnoen)

Estas tendencias no solo sirven como guía sobre qué vestir o usar, sino también logran impactar en la música o la fotografía y nos dan una visión general sobre el camino que los más jóvenes buscan seguir para hablar de aquello que les gusta o aqueja. Una de estas tendencias que está redefiniendo Internet (su lugar de concepción) es el Indie Aesthetic, el cual ha hecho de Instagram o TikTok su aparador principal.

Aunque esta tendencia surge de la moda indie de los 2000, apela más a la individualidad e independencia personal, dejando de lado el interés por la publicidad que te dice cómo vestir y encuentra su lugar, tanto en los gustos propios como en tiendas locales que se alejan de las propuestas de las grandes marcas. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gus (@gusdapperton)

Para entender mejor esta tendencia, es necesario trazar sus orígenes que surgen de la generación que, alrededor de 2005, encontraba en los skinny jeans y las playeras con estampados de bandas de rock, un eco de la juventud de la época y los ánimos de fiesta que existían en esos años. Piensa en la estética que Hedi Slimane brindó a Dior Homme o a Saint Laurent unos años después. Y a eso, súmale el estilo de vida skater con gran presencia en esos mismos años. Lo Indie Aesthetic se encuentra en el medio de esa combinación: un Gen-Z en un festival usando una playera de Joy Division.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de VETEMENTS (@vetements_official)

El resultado se encuentra en playeras cortas con estampados vintage, jeans holgados, oversized hoodies que forman una declaración de individualidad y acercamiento al minimalismo contemporáneo. A esto, agrégale Converse, Adidas o Vans y cuelga un par de cadenas alrededor del cuello; así consigues la base de este estilo.

Los colores juegan, probablemente, el papel más importante dentro de lo Indie. A diferencia del uso del negro y colores neutros de los 2000, los tonos más vivos como rosa, azul o verde o los colores pastel, se encuentran en el centro de esta tendencia como una forma de expresión mucho más sólida y concreta. En otras palabras, los colores complementan la tendencia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jaden Smith (@c.syresmith)

Demna Gvasalia, quien ha hecho de su marca, Vetements, un gran éxito por la juventud que ha puesto en ella, es uno de los diseñadores que apuesta por este estilo, permitiendo encontrar la expresión a través de su ropa y jugando con todo lo que tiene por ofrecer. No es por nada que un paso por el Instagram de la marca es un mundo de inspiración juvenil y cada foto (mostrada a sus clientes portando su colección) es totalmente diferente a la anterior.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Seth Froese (@seth_froese)

La tendencia también se ha visto reflejada en la música y el universo audiovisual que muchos artistas están creando. Las fotos, normalmente saturas y sobreexpuestas son una de las tantas formas en las que este estilo se extiende por todo Internet, pues en un época donde las redes sociales tienen un impacto que va mucho más allá de la red, la creatividad visual es inherente al reflejo social. Así, Jaden Smith es uno de los cantantes que han encontrado en este estilo un sinónimo de lo que su música quiere decir: ánimos de juventud y minimalismo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Seth Froese (@seth_froese)

Las direcciones culturales siempre llegan acompañadas de elementos que las nuevas generaciones agregan. Aunque es interesante tratar de adivinar hacia dónde nos dirigimos, desde el lugar en el que nos encontramos, se vuelve una tarea cada vez más difícil y absurda. Es tiempo de escuchar y observar lo que la Generación Z tiene por contar y aportar al inmenso mundo imaginativo ya creado. Es tiempo de volver a encontrar la individualidad en el estilo y lo que la cultura tiene que ofrecer.

PUBLICAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.