Hasta hace algunos años el fútbol y la moda no parecían llevarse muy bien. Los jugadores daban la impresión de que se enfocaban más en vestir las piezas del momento o las más caras solo para demostrar ese estilo de vida ostentoso que llevan pero sin hacerlo de manera estilizada. Si lo pensamos un poco el único referente que teníamos, y lo sigue siendo hasta el día de hoy, era David Beckham

Con el tiempo esa relación ha ido mejorando. Muchos jugadores como el español Hector Bellerín o el mexicano Jonathan Dos Santos emergieron como auténticos iconos de estilo. Incluso algunas marcas de lujo empezaron a vestir a todo un equipo para eventos oficiales, como el caso de Thom Browne con el Barcelona. Y aunque no era la primera vez que algo así se daba (Dolce & Gabbana y Dsquared2 lo habían hecho con equipos italianos) esta colaboración destaca por cómo el diseñador americano adaptó su particular estilo de sastrería al equipo catalán. 

https://www.instagram.com/p/B4lN0iKFIoP/

El siguiente paso en esta relación es más interesante aun. Ya no solo son las asociaciones que hacen los clubes deportivos con las firmas de lujo para confeccionar los trajes que usarán a lo largo de la temporada. Ahora también se han dado a la tarea de co-crear, rediseñar e intervenir estas piezas deportivas, desde los jerséis hasta sus propias versiones de uniformes completos.

El caso más reciente, y uno de los más exitosos, es la sociedad entre Palace y adidas para el equipo italiano Juventus. La fusión de una marca streetwear con una de alto rendimiento fue todo un acierto. No solo representó la unión de dos mundos (skate + futbol) también puso a la Juve en el mapa de la cultura urbana. Anteriormente, Palace ya había sentado las bases de esto en el 2012, cuando lanzó una serie de jerséis vintages de colección que Alemania del Este e Inglaterra usaron en el mundial del 90, mostrándonos, desde entonces, que no son exclusivos de los terrenos de juego. 

KIM 0489 scaled

Foto: Kim Weston Arnold / indigital.tv

Casi paralelamente el PSG hizo lo propio cuando cambio el swoosh por Jordan. No fue tan radical porque ambas pertenecen a Nike, pero también fue muy bien recibida. Por otro lado el equipo parisino también tuvo un momento muy importante en la industria cuando la diseñadora Christelle Kocher presentó unas piezas intervenidas en su colección ready-to-wear SS ’18. Dichas piezas se caracterizaban por una mezcla del uso de técnicas de alta costura con lo deportivo, como las incrustaciones de cristales Swarovski en uno de los jerséis. 

Balenciaga RTW FW20 Paris 2503 1583065793

Foto: NowFashion

En el lado más extremo esta Balenciaga. Y es que el siempre provocador Demna Gvsalia, conocido por llevar al extremo su visión de la estética y por su gusto de experimentar con distintas siluetas, en esta ocasión llevó el concepto de fashion uniform de lo figurativo a lo literal. El fundador de Vetements propuso en su apocalíptico show FW ’20 el uso del uniforme de futbol completo, incluidas las zapatillas, como un símbolo de moda. 

En el archivo también nos encontramos a Gosha Rubchinsky. El diseñador ruso, que también comparte esa influencia estética post-soviética junto con Gvasalia, nos mostró en el 2018 en su show de primavera – verano un kit completo de fútbol en colaboración con adidas, con la diferencia de que su propuesta fue de inspiración retro. 

BOY0043 scaled

Foto: Victor Boyko / indigital.tv

Son pocas las firmas que trabajan directamente con este deporte, y aunque no podemos decir si se trata de una tendencia, el diseño de los uniformes siempre representa un lienzo en el cual los creativos pueden dar rienda suelta a su imaginación. 

PUBLICAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.