Leyendo ahora
¿Qué vuelve a un hombre elegante en 2022?

¿Qué vuelve a un hombre elegante en 2022?

Juan Ramón Hernández

En una época en la que toca deconstruir rígidos conceptos o creencias tradicionales, la definición de elegancia no podría pasar desapercibida armando todo un debate en torno a quien es o no elegante. Para desmenuzar lo que rodea la palabra habrá que preguntarse ¿qué vuelve a un hombre elegante en 2022?

Dados los cambios de ideologías progresistas para una mejor sociedad, el género masculino es continuamente cuestionado sobre su rol en la sociedad, sin embargo, la elegancia siempre ha sido parte importante de los valores en los hombres, mismos que aparentemente la sociedad demanda, proporcionalmente igual que en las mujeres. Razón por la cual la palabra caballero o dama eran referentes de elegancia, respeto y posición social.

La elegancia es un concepto que abarca desde lugares, sonidos, cosas y personas. Para el diccionario, elegante es aquello que está dotado de gracia, nobleza y sencillez. Significa que tiene buen gusto y distinción para vestir. Se dice que revela distinción, refinamiento y por ende un buen gusto.

La palabra elegancia deriva del latín eligere que significa escoger, elegir. Y como la elección es propiamente obra humana, a la figura del ser humano se atribuye originariamente la elegancia; y así se habla de un talle elegante, de un andar elegante, de un gesto elegante.

Pareciera que con estas distinciones no hay nada oculto debajo del sol, pues aparentemente queda muy claro, sin embargo, son muy amplias y muy subjetivo, que llega a contener varios grados de clasismo, dado que el buen gusto es atribuido a lo “lindo”, “pulcro” y “limpio”, descripciones que no suelen ser asociados en una clase social baja. Pero que no necesariamente es cierto

El filósofo y ensayista José Ortega y Gasset, reflexionó en sus diferentes textos acerca este tema, decía que la elegancia era también una cualidad del alma:

“Es una sutil calidad, gracia, virtud o valor que puede residir en cosas de la más variada condición”, escribió. “En la matemática hay soluciones elegantes, y en la literatura elegantes expresiones. Pueden ser elegantes ciertos utensilios y manufacturas humanas, la forma de un jarrón, la línea de un automóvil, la fachada de un edificio, el gálibo de un yate, el corte de un vestido. Pero también son elegantes ciertas cosas de la naturaleza, el perfil de una serranía, el álamo en forma de huso, la planta de un caballo o de un toro.

Carolina Herrera dijo alguna vez que el dinero no va a con la elegancia, haciendo énfasis en que aunque las personas se vistan con prendas de lujo no garantizan su elegancia, por el contrario alguien con poco dinero sí puede ser elegante.

Giorgio Armani, diseñador de moda y referente mundial de la elegancia dice que “la elegancia es la coherencia. Si no sabemos mirarnos, nunca lograremos ser coherentes. Somos lo que somos, no lo que nos gustaría”. Apelando a la autenticidad, libertad y confianza.

Ambas posiciones no privilegian el poder del dinero per se, pero también existe una alta probabilidad que el dinero brinde herramientas conductuales del entorno que propicien el aprendizaje para adquirir la elegancia occidental que conocemos.

Porque hay que aclarar que la idea de elegancia sofisticada es herencia de una visión euro centrista donde la clase, el refinamiento, pulcritud, belleza, educación, desechando todo lo que no sea agradable fuera de la visión caucásica adinerada.

Desde la perspectiva de la moda, la industria en muchas ocasiones se impone con de forma violenta permeando la mentalidad de cada cierto tiempo, pero una característica de la elegancia es la libertad, por lo que la vuelve atemporal. Es el eje de la actitud elegante. La elegancia es independiente de aspectos externos, como la ropa, la anatomía del cuerpo, o el dinero.

Por ejemplo, la elegancia no radica en el tipo de tenis o zapatos que, vistas, sino en el modo de vestirlos; un modo que ha de ser creado libre y continuamente por el sujeto. Por esa razón no debe impedir la movilidad, sino permitir un juego dinámico con el mundo social, para que pueda ser tratado y contemplado.

La razón de la elegancia en nuestros días engloba el vestir adecuadamente para cada contexto, y con la libertad que amerita un estilo propio, pero además de eso (como en el pasado) también se le adjudican valores sociales como la disposición, la atención, amabilidad, respeto, cordialidad, amabilidad y sobre todo ser consciente del espacio que se ocupa en un lugar; lo que se traduce en comodidad.

Opiniones respecto a la elegancia hay muchas, por ejemplo, hay quienes piensan que la elegancia es una cualidad de nacimiento, que no se aprende ni se imita, es más parecido algo genético. Heredado. Ya sea que la obtengas o no, sin importar el circulo social en el que hayas nacido.

@immartacamin

#pegar un video de @immartacamin LA MODA ES ARTE !! No tips 🥹 #modaentiktok #fashiontiktok #moda #elegancia

♬ Luxury fashion (no vocals) – TimTaj

 

Y por otro lado, existe la posibilidad de aprenderla, pulirla y explotarla, eliminando o añadiendo accesorios, prendas, colores y texturas a la ropa que lleves en determinadas ocasiones. Siempre aludiendo a un look más clásico y atemporal.

@kelvinsiso

@Marta Camin mi ipinion 🤗⚜️ #parati #paratupagina #fyp #tendenciasmoda #fashionista #iconic #aestheticstyle #fashiontips #moda #oldmoney

♬ Luxury fashion (no vocals) – TimTaj

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2022 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.