Leyendo ahora
Ser veinteañero en el 2021

Ser veinteañero en el 2021

Hace un par de semanas mi hermano cumplió (casi termina de ser veinteañero) 29 años, y mientras criticábamos el pastel (como buena familia mexicana), se me ocurrió preguntarle a mi abuela cómo habían sido sus 29:

–Estaba embarazada de Elsa – dijo después de hacer cuentas. 

Lo que quiere decir que, a la edad de mi hermano, mi abuela ya llevaba aproximadamente 10 años ejerciendo como ingeniera, tenía casa propia y ya había dado a luz otras dos veces.

Creo que para la mayoría de los que seguimos nadando en las turbias aguas de los veintes, sería casi un chiste imaginarse en una vida así. Y claro que las cosas han cambiado demasiado desde los baby boomers para acá. Pero si ahora los 30 son los nuevos 20, entonces ¿qué significa tener veintitantos hoy en día?

A la siguiente semana fui al departamento en el que viví durante la carrera, porque necesitaba un par de sillas y revivir un par de recuerdos. Al volver a meter la llave por aquella puerta de fierro negro, fue inevitable no pensar en lo cerca que estuve de aquella vida que, todavía, muchos podrían considerar como “buena”. Una vida más parecida a la de mi abuela a sus veintipico. Con mis muebles, mi coche, mi rutina, mi trabajo, mi perro, mi pésimo salario, mis horarios matados entre el trabajo y las tareas, mis galones de café y mis fines de semana escribiendo. 

Pero mi peterpanismo y mi dudable hambre de algo más, le ganaron a todo eso y en cuanto acabé la carrera, me fui a otra ciudad con espera de lo mejor.

Sé que suena romántico, y quizás lo hubiera sido si la pandemia no hubiera hecho presencia en este cuento, pero ese tema para otro día. El punto es que mis planes de vida, así como los de muchísimas personas, mutaron a algo que aún no logro descifrar.

– Yo diría que los 20 son 10 años de no saber qué hacer con tu vida –dijo mi amigo Cristian (ex-roomie, se graduó de la licenciatura en artes plásticas hace un año y regresó a vivir con sus papás debido a la pandemia y la falta de empleo), mientras yo conducía apresurado para dejarlo en su casa porque me había acompañado por las sillas, pero sus papás lo querían de regreso a las 4.

A fin de cuentas, el “no saber” puede ser subjetivo porque quizás hay personas que sí saben que quieren hacer con su vida, pero no saben cómo lograrlo; o los que no definen lo que esperan del futuro, pero esperan con ansias “lo que sea”. También están aquellos que tienen un plan de vida bosquejado, pero no saben si funcionará. Y los que no saben a dónde van, pero saben que tienen que regresar a casa a las 4.

–Mi mamá a mi edad ya estaba casada – dijo Melissa, una amiga atrapada entre la soltería, sus ganas de regresar a un antro a bailar reguetón y su segunda titulación vía online; cuando hablábamos sobre lo pesado que se pone Cupido en tiempos de Covid. 

–¿Y tú te casarías ahorita? – pregunté suponiendo su respuesta y seguro de que sería rotunda.

–Ni de pedo.

Y entonces, ¿cuál es el quiebre de la conversación? Si no queremos lo que tenían nuestros papás o abuelos a los veintitantos, pero seguimos viendo a los 30 como un molesto cronómetro mental, esperando resolver lo que puede ser el resto de nuestras vidas, en tal sólo diez años…

Quizás hoy en día, tener veintitantos se ha vuelto completamente relativo, ya que parece que no hay forma correcta de hacerlo. Dicen que el éxito de una persona ya no se mide por su salario, por el acto de concebir una familia, comprar un auto o invertir en una propiedad. Sin embargo, son entes que deambulan por la mente de los veinteañeros como pedazos de pesadillas.

Y es que ahora nuestro panorama es de las dimensiones de internet, de los avances tecnológicos, de la globalización y la competitividad laboral. Lo que resulta difícil es saber a dónde mirar. 

Y tal vez ahí está la magia de los 20: tener tres hijas antes de los 30, o escuchar a Bad Bunny mientras haces un proyecto para la carrera, pensar en emprender porque no soportas tener jefa o jefe, o seguir viviendo bajo las reglas de papá y mamá. 

No hay aciertos ni errores, sólo veinteañeros.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.