Alargamiento de pene: las cirugías y tratamientos cada vez más demandados

Avatar

Si pudieras cambiar algo de tu cuerpo: ¿qué sería? Una pregunta bastante frecuente que se realiza o autorealizan a mujeres y hombres por igual. El deseo por una cara con facciones delicadas, el rejuvenecimiento instantáneo, una piel de porcelana y un pelo “casi” perfecto son algunas de las metas para un gran número de personas en el mundo. Si se delimita un poco, tan solo en la República Mexicana, uno de cada tres hombres se somete a tratamientos de belleza y uno de cada diez cirugías estéticas es realizada en pacientes masculinos, según datos del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica.  

Foto: Especial

Y es que la belleza no está en contra de la masculinidad ni viceversa, más bien que se creía durante bastante tiempo que el hombre debía mostrar su vigorosidad a través de aspectos como el vello en pecho o el tamaño del pene. Los chistes llenos de pensamientos arcaicos y la creencia de que un miembro viril de dimensiones estratosféricas -por decir algo- es sinónimo de un “verdadero hombre” orillaron a que muchos se sintieran acomplejados por el tamaño de su pene y con esto a la búsqueda de una solución. Gracias a los avances en la urología y la cirugía plástica se han desarrollado distintos procedimientos invasivos y no invasivos que aumentan gradualmente las dimensiones del miembro. Ya sea por un debate interno o por gusto, pero el alargamiento y ensanchamiento del pene es una modificación más común de lo que parece. 

Foto: Jesús Soto

Los tratamientos que usan cuerpos externos sin necesidad de incisiones son catalogados como no invasivos gracias a su nula necesidad de crear modificaciones quirúrgicas. Entre los más populares se encuentran los ejercicios de alargamiento manual que constan en estirar los tejidos a lo largo del pene para aumentar sus dimensiones. Por ejemplo, el método jelging que se realiza para aumentar la circunferencia del miembro a través de la presión ascendente. La desventaja de esta práctica es que la consistencia es la clave para lograr resultados óptimos que pueden llegar a ser temporales en la mayoría de los casos. 

Otra forma de aumentar el tamaño y grosor del miembro viril es el uso de las bombas de vacío que constan en una cámara cilíndrica adaptada para la zona de la pelvis que ejerce presión, lo que da como resultado una erección inmediata y cambios instantáneos pero sólo por cortos periodos de tiempo. Médicos recomiendan su uso por únicamente 30 minutos para evitar lesiones por al menos seis meses para resultados permanentes. De igual forma los dispositivos de tracción o de aire crean presión que logra estimular, modificar y aumentar el tamaño del falo. Cabe mencionar que este tipo de aparatos son usados para tratar la enfermedad de La Peyronie también conocida como pene curvo. 

Foto: Especial

Especialistas en la materia han tratado de encontrar una técnica indolora que arroje como resultado un cambio permanente en el largo y ancho del pene con resultados favorables únicamente a largo plazo pues, como se menciona anteriormente, se deben utilizar dichos aparatos durante meses para ver resultados óptimos. Sin embargo, se debe tener precaución pues el uso excesivo puede generar desgarros en la piel, lesiones cutáneas, pérdida de la sensibilidad e incluso nulas erecciones. 

Otro método que sí arroja resultados permanentes es la peneplastia o cirugía de aumento del pene que consta en aumentar el tamaño del órgano sexual para que visualmente sea más largo. En esta operación el cirujano realiza una incisión por encima del pubis para liberar parte de los ligamentos internos que sostienen al pene lo que crea un efecto de deslizamiento que aumenta la longitud de los genitales, al menos visualmente. Estos centímetros ganados únicamente serán perceptibles mientras el pene se encuentre en estado de reposo, las erecciones se generan sin ningún problema y las complicaciones son básicamente nulas. 

Ver También

Foto: Especial

Otra de las formas de realizar este procedimiento quirúrgico es con láser, lo que reduce el proceso de cicatrización y los cuidados postoperatorios. Los resultados se pueden percibir sin ningún problema después de 20 días y una vez que los cuidados intensivos hayan terminado. En la mayoría de los casos los hombres que se sometieron a la operación ganaron entre 3 y 5 cm de largo. 

Los candidatos para esta operación pueden ser cualquier tipo de hombre que sienta necesidad por mejorar su estética sexual. La faloplastia tiene como objetivo mejorar la salud psicológica de los hombres que se sientan afectados por el tamaño de su miembro. También otros candidatos son los hombres que sufren del síndrome de micropene catalogado de esa manera cuando su aparato reproductor no alcanza los 10 centímetros de largo durante una erección. 

Foto: Jesús Soto

Si se opta por esta solución lo ideal es eliminar sustancias nocivas como el alcohol y el tabaco, no consumir medicamentos antiinflamatorios y afeitarse la zona genital. Cualquiera de estas técnicas puede mejorar las dimensiones del pene, algunas con mayor efectividad que otras pero todas con el mismo objetivo, mejorar la visión que se tiene de uno mismo. 

Ver Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2020 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V. 

Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.