¿Por qué el aceite de coco no debes aplicarlo ni en tu cara ni pelo?

Avatar

Si eres un veterano en el skincare bien sabes que ninguna receta casera es 100% segura para cualquier tipo de piel. Muchas -o en su mayoría- de estas formas “naturales” para mantener el rostro óptimo resultan perjudiciales y no cuentan con estudios previos ni con pruebas profesionales que garanticen su efectividad. 

Por ejemplo, existen miles de entradas en blogs y videos en YouTube sobre tratamientos naturales que son presentados como remedios milagrosos: limón para aclarar el tono de la piel, yogurt y miel para una textura más tersa, áloe para eliminar cicatrices y manchas, entre muchas otras. Todos estos remedios no cuentan con ningún proceso dermatológico que avalen sus bondades, al contrario. Por ejemplo, estudios aseguran que el limón es fotosensible y crea híper pigmentación al contacto con la luz. El áloe contiene yodo que genera manchas rosáceas en pieles sensibles y el yogurt con miel no se absorbe del todo bien gracias a sus moléculas demasiado grandes. Hace unos días en redes sociales se viralizó un post que evidencia muy bien esta situación y rompe con el mito que existe detrás de un ingrediente bastante polémico, el aceite de coco

Foto: Alejandro de María

Ya sea en mascarilla para el cabello, como crema desmaquillante, tratamiento antigrasa o hidratante facial, este producto era demasiado popular hace unos años y se pensaba que era el santo grial del skincare. (Además de ser recomendado por influencers y fanáticos del cuidado personal que aseguraban haber tenido una buena experiencia al usar dicho aceite en su cara, cabello e incluso en el cuerpo) 

Pero nada más lejano a la realidad que eso, pues el aceite de coco ocupa el primer lugar en la escala comedogénica por delante de la manteca de cacao, las fragancias y el aceite de maíz. Pero ¿qué pasa si desconozco esta pequeña -pero importante- información y uso aceite en mi rutina? Fácil: en cualquier tipo de piel se aumenta el proceso de creación de sebo, se tapan los poros y aumenta la aparición de granos, espinillas y comedones

Foto: Alejandro de María

Quienes han realizado esta “tendencia” aseguran haber tenido resultados positivos a corto plazo, además de un cutis hidratado y con apariencia suave. Lo que no saben es que esa sensación de pseudo hidratación se debe a que la molécula del aceite es demasiado grande -más que los poros- y no se absorbe del todo. Son los restos de aceite lo que hacen ver la piel hidratada y con textura tersa. Estos restos se quedan en la primer capa de la piel y a lo largo del día se acumulan en los poros, lo que genera un tapón que bloquea la respiración celular y aumenta la aparición de brotes acneicos

Además que, químicamente hablando, la molécula del aceite y del agua son totalmente incompatibles. Al tener grandes cantidades de aceite en la cara, el agua no se absorbe correctamente, lo que genera resequedad y deshidratación. 

Ver También

Foto: Alejandro de María

En el cabello sucede algo similar: la molécula es tan pesada que no deja absorber los aceites naturales que son generados por el cuero cabelludo y aumenta la posibilidad de ser diagnosticado con dermatitis seborreica y/o alopecia prematura. Si usas aceite de coco en tu rutina lo ideal es eliminarlo por completo para evitar daños a largo plazo. Es importante saber que ningún ingrediente de cocina debe usarse en la cara ya que su nivel de PH es distinto al de la piel y puede alterarlo al grado de generar lesiones cutáneas irreparables. 

Lo mejor es visitar un dermatólogo para crear una rutina que beneficie el cutis y no cause estragos que pueden ser dañinos para la salud del órgano vital más grande del cuerpo.

© 2020 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V. 

Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.

Scroll To Top