Now Reading
Lo maravilloso de mandar todo a la mierda

Lo maravilloso de mandar todo a la mierda

Avatar

Por Roel Santamaría

Ultimamente he estado pensando mucho en los problemas que aquejan al mundo, estamos rodeados de un montón de malas noticias que traen consigo mucha mala vibra, cada vez parece más pesado el simple hecho de existir, la carga emocional ahora me genera dudas, la pandemia que parece interminable y esta cuarentena voluntaria que no parece ser la misma de abril, las culpas se apoderan de mi cerebro y no sé si lo que estoy haciendo es suficiente para ayudar al mundo ¿realmente estoy haciendo algo para ayudar al mundo? ¿alguna vez te has sentido así? Te tengo el mantra perfecto que te puede ayudar a lidiar con estos sentimientos de frustración o culpa: manda todo a la mierda. 

Estamos acostumbrados a aferrarnos a las cosas, a luchar por ellas y a convencernos de que siempre debemos dar todo de nosotros para mantener a flote lo que nos rodea, nos han educado para ser fuertes, vivimos en una sociedad de extrema exigencia donde supuestamente no hay lugar para la debilidad, –y menos para los hombres– pero ¿qué pasa si decidimos que no es así? ¿qué pasa si por una vez decidimos soltar? Por ejemplo, esa relación que ya no funciona, la que has estirado por meses y nomás no logras sacar adelante ¿vale la pena luchar por algo que ya no tiene pies ni cabeza? Yo creo que no. Vamos, no estoy diciendo que dejes de prestarle importancia a todo o que termines con tu pareja sólo por un instante de dudas, solo que no te preocupes tanto, que elijas qué batallas si vale la pena luchar y que enfoques tu energía en las cosas que te hacen bien. Si no sabes cómo hacerlo te dejo dos consejos básicos: 

1.- Decide qué cosas mandar a la mierda.

2 .-Mándalas a la mierda. 

Collage: Francelia Bahena.

¿Parece bastante sencillo, no? Las dudas comienzan en el proceso de selección del primer paso ¿qué debo mandar a la mierda? Es evidente que hay temas de primera necesidad que no son tan fáciles de dejar o situaciones a las que probablemente hemos generado cierta dependencia, es por eso que debemos hacer un análisis minucioso de qué es lo que realmente nos está quitando la tranquilidad y en medida de lo posible, tomar acciones para evitar que dicha situación nos robe la energía. Algunas veces puede ser más fácil que otras, es por eso que te dejo una serie de acciones puntuales que te pueden servir para sobrellevar la carga en esos días en lo que te sientes que ya no puedes más.

Desconéctate un rato de las redes sociales y conéctate un poco más con el mundo real. 

Las redes sociales a veces pueden ser bastante exigentes, otras veces un poco duras y crudas al mostrar el mundo, permanecer offline por algunas horas al día (o por varios días) puede ser de ayuda para recuperar tu propio ritmo. 

Duerme un montón y un poquito más. 

A veces lo que nos hace falta es un poco de descanso, es más, deja de leer justo ahora y anda a echarte una siesta, te hará bien. Pero no seas extremista, no bases tu tranquilidad en estar dormido todo el día. 

Haz lo que más te gusta, no importa lo que sea, hazlo. 

Si te gusta pintar, tomar fotos, modelar, cantar o grabar videos para Youtube, no importa, hazlo algunas veces en la semana y dale la importancia que merece. 

Por último, sé agradecido contigo mismo, estás aquí y estás haciendo todo lo que está en tus manos por lograr tus objetivos, no te midas con la regla de alguien más ni te compares con tus amigos y mucho menos te compares con la gente de Instagram, la vida real es tan amplia que la gama de posibilidades es infinita, crea tu vida perfecta basándote en tus propias necesidad y gustos, recuerda que la felicidad es un estado no una meta. 

© 2022 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V.  Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.