Leyendo ahora
¿Sabes cuidar tu salud mental? Cuatro consejos para lograr cambios paso a paso

¿Sabes cuidar tu salud mental? Cuatro consejos para lograr cambios paso a paso

Pero en serio ¿lo sabes?

Si eres una de las millones de personas que nunca habla de su salud mental con alguien, que en su casa estos temas están relacionados con algo ‘malo’; que no sienten apoyo al pedir ayuda cuando están tristes, estresados o preocupados, ¡Bienvenido! No estás mal. Vamos a hacer un reto en menos de un minuto, pero se completamente honesto: ¿Cuando eras pequeño, era normal ir a terapia? ¿Los amigos que asistían al psicólogo, iban porque habían pasado por un acontecimiento difícil? ¿Te enseñaron algo sobre salud mental en la escuela?

Podemos casi asegurar tus respuestas. Muchas personas aún piensan (sí, en pleno 2021) que hablar de salud mental es –casi prohibido. Que el ir a terapia está relacionado con algún suceso que has vivido específicamente. Nunca faltan las preguntas: ¿Pero, por qué vas? ¿Es por tu divorcio? ¿Extrañas a tu ex? ¿Es porque no has podido encontrar trabajo? Gracias a la poca educación sobre salud mental en nuestros primeros años de vida, no es frecuente hablar sobre esta libremente y siendo sinceros, si nunca se habla de ella, menos de cómo cuidarla.  

A veces pasa lo contrario, muchas personas acuden al psicólogo para saber dónde están parados, quitar miedos, ser mejores personas, mejorar relaciones o controlar ansiedad. Y eso debería ser normal y totalmente válido. Claro que extrañar a tu ex o pasar por una situación difícil de igual forma son razones completamente válidas para acudir, pero no olvides que el querer mejorar también lo es. A esto nosotros le llamamos ‘Cuidar nuestra salud mental’ y solo es una de las muchas formas de hacerlo.

Fotografía: Estuvez.

Vamos a verlo de otra manera. Todos sabemos que si nos rompemos un brazo, tardaremos tiempo en sanar. ¿Verdad? Necesitaríamos un yeso y muchos días de reposo para lograrlo. Pasa lo mismo con nuestra salud mental. Gracias a movimientos sociales y mucho trabajo, hemos comenzado a reconocerla, entenderla y a mantenerla. Aún falta mucho por hacer y por supuesto, el cambio empieza por nosotros. A continuación te presentamos algunas formas de hacer ese auto-chequeo mental que, aparte de ir a terapia, puede ayudar mucho a tu salud mental si lo haces frecuentemente. 

  1. ¿Has analizado al grupo de personas que te rodea? 

El bullying y las relaciones tóxicas pueden hacernos la vida de cuadritos. A veces tristemente no nos damos cuenta de la forma en que nos afectan los comentarios de las personas que vemos frecuentemente. ¿Qué tan importantes son para ti? ¿Te aportan cosas buenas? ¿Te sientes cómodx al estar con ellos? ¿Les pedirías ayuda? 

  1. ¿Qué te hace sentir en paz?

Pero enserio, ¿Qué es lo que te deja un buen sabor de boca después de hacerlo? ¿Hacer ejercicio? ¿Leer un libro? ¿Escuchar música? ¿Ir a un museo? ¿Cocinar? Eso que te hace sentir excelente, donde no necesitas aprobación de nadie, donde más eres tú, HAZLO. Pero hazlo tu prioridad, hazlo parte de tu rutina, no hay nada mejor que hacer algo que te guste y que esto sea parte de tu día. Recuerda: No todo es trabajar, la verdad el estar ocupado todo el tiempo no te hace ‘cool’.

Ver También

  1. Intentar ser positivx o feliz todo el tiempo no está bien.

Todos en el mundo tenemos emociones y entre más las sientas e identifiques mejor. ¿Conoces a alguien que haya sido feliz todos los días de su vida? ¿Qué no haya tenidos días malos? El no ser tan duros con nosotros mismos nos ayuda a saber que el pasar malos ratos no nos hace retroceder ni ser malxs. Al contrario, nos hace ser personas y está bien. 

  1. ¿Te has entrevistado?

Seguro te reíste con esta pregunta, pero en serio: ¿Lo has hecho? ¿Qué quieres en tu vida? ¿Cuáles son tus prioridades? ¿A quién acudes cuando te sientes triste? ¿Qué te apasiona? ¿Qué te hace ser mejor persona? ¿Qué esperas de ti cuando cumplas 80 años? ¿Estás feliz donde estás? ¿Podrías mejorar?

Siendo completamente honestos, todo el tiempo estamos pasando por retos. Ya sea en nuestras relaciones amorosas, con amistades, en el trabajo, con nuestra familia, con roomies, y así podríamos seguir. A veces podemos pensar que acabamos un problema y aparece otro, que no hay soluciones o simplemente que lo único que vivimos son problemas. Es muy importante acordarnos que este tipo de retos no nos definen y tampoco significa que estamos mal, que nuestra vida no va bien, o que somos problemáticos. De hecho, la mayoría de estos retos son temporales, y con mucha paciencia y trabajo los podemos ir eliminando de nuestras vidas. No olvides que el cuidar nuestra salud mental también tiene que ser prioridad en nuestra vida, casi igual que el comer o tomar agua.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2020 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V.  Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.