Now Reading
Simone Biles y el derecho a parar

Simone Biles y el derecho a parar

Avatar

Por todos lados hemos encontrado notas sobre la decisión de la gimnasta norteamericana Simone Biles de abandonar la justa olímpica para concentrarse en su salud mental. La realidad es que es un mensaje poderoso, y aunque ella no lo haya hecho con esa intención, a mi me parece un acto hasta político y explicaré por qué. 

En primer lugar, porque pensar la mente y las emociones separadas del cuerpo, es un error común en occidente. La salud no sólo es física, como deportista, su cuerpo es la herramienta que le permite ser una de las mejores del mundo, pero no podemos separar su mente y emociones de su cuerpo. En México está tan rezagado el acudir a terapia, que pensamos que las emociones y el intelecto no se atienden y sin embargo, sigue siendo salud. Si Simone Biles hubiera dejado la competencia por una lesión en alguna parte de su cuerpo, ninguna crítica hubiese relucido, sin embargo, al tratarse de lo intangible, se combinan los prejuicios, los estereotipos y las exigencias. Y es que no podemos dejar de lado que los estereotipos juegan mucho en los juicios, pues al ser mujer, se le ha tachado de débil. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Simone Biles (@simonebiles)

Llamarle débil, sería un acto de terrible insensibilidad o de ignorancia, pues su historia no es como la de cualquiera. Biles viene de una familia disfuncional, con una madre adicta, la cual causo que la gimnasta tuviera que vivir lejos de su madre biológica. Después en el 2018 reveló que fue victima de abuso sexual por parte del Dr. Larry Nassar quien fue declarado culpable por el abuso a otras 265 gimnastas. ¿Superar la adicción de su madre y un abuso sexual es se débil? No cabe duda de que vivimos cada vez con menos empatía. 

Querer hacerlo es condenar al ser humano a ser una máquina. Y esto no es nuevo, el capitalismo nos exige producción sin parar y claro, sin importar nuestro estado físico, mental y emocional por encima de la competencia y el entretenimiento. Veo en Biles un poco del caso de Britney Spears, la estrella pop que fue colapsada por la industria al exigirle más, más fotos, más conciertos, más comerciales, más alfombras rojas para nuestro entretenimiento y consumo, y cuando dejan de ser rentables, simplemente se les abandona. Biles pone en la mesa un punto importante, el descanso y la obligación que cargamos al ser productivos todo el tiempo. 

Empezar a ver a los y las deportistas del mundo como seres humanos que, aunque hagan cosas que la mayoría no podríamos hacer, aunque los veamos batiendo récords imposibles, volar desafiando a la gravedad o haciendo piruetas que sólo en ellos podemos ver, nos ha hecho perder de vista que sienten, que se deprimen, que colapsan como cualquiera de nosotros. Aprendimos a vivir entre presión y ansiedad porque compramos el discurso capitalista que la producción, la industria y el entretenimiento está por encima de nuestra paz y bienestar. 

Biles dijo al mundo lo que muchos hemos querido decir en nuestro trabajo u otra área de nuestra vida y eso, la hace aún más fuerte de lo que ya ha demostrado. 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2020 BADHOMBRE Creative Studio S.A. de C.V.  Una página de tus amigos de BADHOMBRE Magazine.