Ahora Leyendo
De meteorología, tradición y estilo: tu trench coat es muy importante

“Odio a todos esos meteorólogos, que te dicen que la lluvia es mal tiempo, el mal tiempo no existe, sólo la ropa equivocada, así que consígase un impermeable sexy y viva un poco”. Billy Connolly

 

El impermeable es una de las piezas más funcionales que existen; es una pieza de ropa que nos permite protegernos de la lluvia y nos ayuda a construir un buen estilo.
La historia del impermeable es mucho más antigua de lo que creeríamos: en China, desde hace casi mil años, se tejían pastos gigantes para crear impermeables, después surgieron otras prendas llamadas abrigos de aceite, que estaban hechos con seda tratada con aceite de Tung ó aceite amarillo y finalmente en la última dinastía china, el impermeable constaba de varias piezas; una superior que salía del cuello hasta los hombros (en forma de capa) y otra que cubría el tronco de las personas, además se usaba sobre de un abrigo de tela, que dependiendo el nivel socioeconómico y de la temporada podía ser algodón, seda, lana o fieltro.

Por otro lado, civilizaciones como los inuit (que utilizaban piel de foca) y los incas (con lana de llama), entre otros, ya usaban ropa a prueba de agua, sin embargo la gabardina impermeable como la conocemos hoy tiene sus orígenes en las civilizaciones antiguas de América porque contaban con el árbol del hule:
Fray Juan de Torquemada, un historiador Español que vivió en México, describió cómo los antiguos indígenas mexicanos sumergían telas en una solución con la resina del árbol del hule para hacer sus ropas a prueba de agua e incluso fabricar zapatos, sin embargo, la técnica tenía algunos problemas pues con el tiempo las bacterias se comían el hule y lo dejaban inservible.

Los científicos Europeos se dieron cuenta que necesitaban un disolvente para manipular el hule y mantener sus características sin que se deteriorara por lo que alrededor del año 1755 el escocés James Syme descubrió que el disolvente nafta (que proviene del alquitrán de hulla) era la mejor opción para manipular el hule pero a Syme no le interesaba comercializar su invento y fue Charles MacIntosh quién se dio a conocer como inventor del impermeable.
MacIntosh, quien era un contemporáneo de Syme, aprendió sobre las propiedades de disolver el hule en el disolvente nafta y encontró que la tela tratada con esta solución se convertía a prueba de agua (aunque también se hacía pegajosa y tenía un mal olor) por lo que tuvo la brillante idea de fabricar una tela a modo de sándwich con una capa de hule en medio y así esconder la superficie pegajosa (aunque el olor permaneció) y empezó a fabricar en masa la tela impermeable para este tipo de abrigo.

En 1823 MacIntosh patentó la máquina para hacer este tipo de tela y empezó su negocio, sin embargo los sastres no se sintieron inmediatamente atraídos por su invento, pues advertían que las costuras hacían hoyos en la tela y el olor era muy desagradable, por lo que MacIntosh se vio orillado a abrir su propia tienda donde vendía impermeables forrados de tartán (como las gabardinas de ahora) donde los hoyos en las costuras recibían un tratamiento especial, además se mantuvo a flote gracias a que empezó también a fabricar abrigos para el ejército, para quienes la utilidad era más importante y podían pasar de lado la falta de flexibilidad o el mal olor.

 

 

Hoy la “rain mac”, es una pieza de culto que se sigue fabricando en Glasgow, Escocia bajo el mismo nombre, Mackintosh (con K) es una empresa viva (parte de un conglomerado japonés) que ha colaborado con marcas como Balenciaga, Céline, Maison Margiela y Vetements, entre otras porque su fabricación es un símbolo de la combinación entre herencia y tecnología.

 

 

MacIntosh no era el único preocupado por desarrollar un producto a prueba de agua y al mismo tiempo se empezaron a desarrollar otras telas repelentes y fue en 1851 que John Emary (también escosés), quién después de patentar la primer tela de lana repelente al agua abrió su tienda en Londres en el número 46 de la calle Regent y bautisó su marca Aquascutum (del latín “aqua” que significa agua y “scutum” que significa escudo) que todavía puede  encontrarse en el número 100 de esa misma calle y sigue siendo una de las marcas Inglesas más reconocidas.

John Emary también fue el inventor de la manga Ragland (con la que hoy se hace el patrón de muchas gabardinas) que incluyó en sus impermeables para  brindar más espacio a Lord Ragland para mover sus brazos al utilizar su espada en batalla. El tipo de manga Ragland se diferencia porque no corta por encima del hombro y debajo de la axila (como los sacos y las camisas) sino que evita esas costuras para brindar mayor comodidad y empieza desde el cuello o los lados del torso.

Más tarde, en 1888, Thomas Burberry, fundador de la conocida marca, patentó la gabardina; un tejido de lana muy apretado procesando el hilo antes de tejer la tela para prevenir la filtración del agua (pero no era impermeable) aunque era más cómoda y respirable.

Es incierto quién fue el verdadero diseñador de la gabardina como prenda de vestir pues tanto Aquascutum como Burberry vendían al mismo tiempo ropa deportiva (para la época) a las personas adineradas del Reino Unido, su sastrería resonaba con las personas que gustaban de las actividades al aire libre y por lo mismo se relacionaba con la guerra, que aunque trágica, también necesitaba de una imagen deportiva, de gusto; una obligación con clase.

Ver También

Aunque en realidad nadie sabe quién hizo el primer diseño de la gabardina, en 1916 Burberry patentó su diseño y lo nombró “Tielocken” que contaba con un cinturón sin botones y amplias solapas, tanto Burberry como Aquascutum, hacían trajes y abrigos adaptados para las fuerzas militares desde los comienzos de la primera guerra mundial y se sabe que el tradicional color beige o kahki, (que significa polvo en hindi) fue adoptado por los ingleses desde mediados del siglo XIX para camuflajearse; fue en el periodo de guerras, que la tradicional gabardina, como la conocemos hoy tomó auge y se rebautizó como trench coat (abrigo de las trincheras) para convertirse en un símbolo de nacionalismo y apoyo a las fuerzas aliadas tanto para civiles como militares y aunque se convirtió en una pieza icónica, el problema de fondo no había sido solucionado pues la gabardina no era completamente impermeable.

A partir de los años cincuenta se empezaron a fabricar piezas de ropa de cloruro de polivinilo, uno de los más comunes era fabricado por Dupont, hecho con hule amarillo, desde ahí hasta los años setentas, este fue el abrigo predilecto de los pescadores que lo conocían como de piel de petróleo (oilskin), que es impermeable porque está hecho de plástico, pero como cualquiera pensaría es muy inefectivo cuando las personas realizan una actividad física pues el sudor debajo de una sábana de plástico no tiene ningún escape.

Finalmente, en 1969,  Wilbert L. Gore y su hijo Robert W. Gore, quienes eran dueños de una fábrica para insular cables, en sus intentos por encontrar nuevas formas de gastar menos dinero en la compañía, calentaban el plástico (Politetrafluoroetileno, también llamado Teflón) y lo estiraban poco a poco para hacer capas más delgadas para forrar los cables; no obstante sus intentos siempre fallaban y el plástico siempre se rompía, en un intento desesperado, el más joven delos dos, tomó una barra de plástico, la calentó y la estiró rápidamente notando sorpresivamente que no se rompía. El nuevo material era una membrana de plástico muy delgada, 70% aire y con poros 700 veces más grandes que una molécula de agua pero 20,000 veces más chicos que una gota de agua, creando lo que hoy conocemos como Gore-Tex. Gore-Tex es una membrana que se utiliza en trajes espaciales, en parches para el corazón, teléfonos celulares, tiendas de campaña, abrigos y muchos otros objetos de uso diario. Hoy, este invento revolucionario, es el hito de la impermeabilización y se puede encontrar en las chamarras de y Marmot, PatagoniaL.L. BeanOakley, Inc.Outdoor Research, HaglöfsThe North Face, entre muchas otras.

 

La próxima gran invención ya está aquí (aunque mucho menos popular que el Gore-Tex), a diferencia de sus predecesores, no se trata de un nuevo tejido o de una nueva membrana, sino de recubrimientos impermeables que se le pueden aplicar a cualquier tipo de material (como madera o tejidos vegetales) que los hace completamente impermeables y no permite que partículas de otros materiales se infiltren, generando posibilidades infinitas para los nuevos diseños de ropas impermeables.

La ropa impermeable, es una muestra de cómo el arte, el diseño, la ciencia y todo lo que es artificial, nace para cubrir nuestras necesidades, que como Burberry y Emary aprendieron, si no es de alguna forma, será de otra, pero todo lo que imaginamos tiene la necesidad de ser creado.

Ver comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. DERECHOS RESERVADOS.

HECHO EN MÉXICO