Leyendo ahora
If I Were A Boy: Mujeres fuertes alzan la voz por la igualdad

If I Were A Boy: Mujeres fuertes alzan la voz por la igualdad
#TiffanyFavorites

Avatar

En BADHOMBRE hemos tenido muchas historias acerca de hombres y su expresión de masculinidad: cómo se acercan y externan sus sentimientos, cómo construyen su identidad, cómo viven su sexualidad… Aunque en distintas ocasiones hemos incluido mujeres, esta es la primera vez que hacemos una historia completamente producida y protagonizada por mujeres, donde cada una nos cuenta cuál es su lucha por igualdad en su industria y qué significa para ellas ser fuerte. Todas ellas usan las colecciones insignias de joyería Tiffany & Co, para celebrarse a sí mismas a través de sus #TiffanyFavorites.

SHARON DRIJANSKI, empresaria. “Ser fuerte es soltar todo aquello que nos quita energía y estar más cerca de lo que nos hace vibrar.”

Saco vintage, Suite Potato pie. Pantalón, Salvatore Ferragamo. Joyas, Tiffany & Co.

Cerré una tienda hace algunos meses que tuve por muchos años llamada The Feathered con los mejores diseñadores independientes de todo el mundo, estaba basada en la ciudad de México, con envíos al mundo entero. Ahora estoy trabajando en mi proyecto de vida. Saldrá el año que entra, es mi carta de amor a la Madre Tierra, con mi visión y mi pasión, pero en cuanto el proyecto salga hablaré más de él.

No creo que haya desigualdad entre hombres y mujeres en mi industria, pero sí me ha tocado que entre mujeres no te apoyen (creo que es fuerte y triste) pero se sigue para adelante.

Yo creo que a diferencia de lo que la fuerza es para un hombre, es completamente diferente para nosotras. Para nosotras es ser realmente quienes somos y estar seguras de ello.

Escucharnos, estar segura en lo que crees, lo que amas; en el camino se van a presentar siempre ‘obstáculos’ que yo nos los llamo así. Para mí son lecciones de vida y aprendizajes, que hoy agradezco y te van llevando y te van abriendo tu camino, agarras fuerza, vas haciendo músculo con cada reto, llenas de amor y compasión con nosotras mismas y los demás.

Solo ves para atrás para ver lo que has avanzado, porque solo vives el hoy, el presente. Lo que es para ti te va a llegar. Ser fuerte es soltar todo aquello que nos quita energía y estar más cerca de lo que nos hace vibrar. Y voy por mis sueños, fluyendo con lo que venga y actuando sobre las cosas que se van presentando.

Y seguir adelante, solo para adelante.
Esa es mi fuerza.

MARÍA FERNANDA ROLDÁN, modelo. “No quisiera haber nacido hombre, porque amo ser mujer, pero sé que mi vida sería mucho más fácil en la mayoría de los aspectos.”

El modelaje es una industria donde las mujeres tenemos oportunidades de mucho privilegio, sin embargo se encuentra dentro de un sistema vertical y patriarcal donde nuestro cuerpo y belleza son utilizadas para el placer de los hombres.

Al modelar yo no elijo cómo quiero ser representada, veo crucial que se abran espacios para dialogar y cuestionar esto con aquellas personas que sí eligen cómo representarnos. Más que nosotros vestirnos con la ropa, vestimos a la ropa y esto hace que olvidemos que somos personas y que por lo tanto vivimos en un contexto político, cultural y sentimental.

Lo que yo he podido hacer para cambiar esto es compartir mi opinión y abrir espacios en la industria, hablar acerca de lo que he sentido siendo parte y viviéndolo desde fuera.
 La industria de la moda es un lugar lleno de creatividad y puede ser un espacio inclusivo, sano y podemos utilizarlo como una herramienta de cambio si trabajamos para que todos podamos ser representados.

 

Hablar de fuerza me remite mucho a las mujeres de hoy en día, amigas, conocidas. Hay que ser muy fuerte como mujer para vivir en esta sociedad. Cuando empiezas a darte cuenta de lo normalizado que tienes salir a la calle, o caminar sola en la noche, o para estar en una fiesta en un vestido… hay que ser fuerte para soportar los ojos de todos encima de ti. O tus ojos mismos. ‘Tienes que ser más delgada. Tienes que ser menos delgada.’ Estoy rodeada de mujeres fuertes. No tengo un cuerpo que la gente considere fuerte, pero mi personalidad sí. A pesar de eso, creo que ahora estoy consciente de la fuerza que en muchos momentos tuve que tener para seguir adelante.

 

Chamarra, Salvatore Ferragamo. Aretes, Tiffany & Co.

LESLIE CRUZ, modelo. “Cuando te sientes débil, aprendes la lección y te vas haciendo más inmune o más resistente.”

En la industria en la que estoy, usualmente somos más mujeres. A los hombres no los fotografían mucho. Creo que estamos avanzando, pero se nota más el avance en la variedad de tipo de cuerpos que tenemos trabajo. Antes eran puras modelos rubias de ojos azules, y ahora se ha abierto más la diversidad.

Pantalón y saco vintage, Suite Potato Pie. Joyas, Tiffany & Co.

El cuerpo de una mujer está demasiado explotado en nuestra sociedad. A pesar de eso, quizás los hombres están más expuestos a las burlas, porque vivimos en una sociedad de mente muy cerrada: si ves a un hombre con tank top o usando algo que no es común, inmediatamente lo catalogan como gay.

Para mí ser fuerte no significa algo físico. Es más un estado mental, en los valores que tienes. Yo creo que soy fuerte, aunque no siempre lo he sido. Cada cosa que te pasa en la vida te hace más fuerte – después de muchas veces en las que te sientes débil, aprendes la lección y te vas haciendo más inmune o más resistente.

En esta industria se espera que una modelo sea muy alineada, depilada, con una piel perfecta. Entre más me dicen eso, menos lo hago: al final de cuentas habla más mi trabajo y no cómo llego vestida.

IRENE AZUELA, actriz.

Saco, Prada. Joyas, Tiffany & Co.

Sin duda existe desigualdad de género en mi trabajo. Lo que sucede en la industria del cine y producciones de televisión es un reflejo de lo que sucede a diario en nuestro país. Aunque en los últimos años ha habido un esfuerzo por lograr una paridad en términos de género, siguen ganando terreno los hombres. La participación de hombres al frente de películas y series es mucho mayor.

Yo empecé estudiando en una escuela de tele donde había una gran exigencia por cumplir con las normas estéticas de la televisión. Los personajes protagónicos de mujeres siempre tenían un toque de belleza física. Y siempre me peleaba con eso. Y con el hecho de que a los hombres no se les pidiera eso. No sé que habría logrado distinto en mi carrera para este momento si fuera hombre, pero estoy segura que en muchas ocasiones a algún compañero le pagaron más que a mí.

La fortaleza para mí radica en reconocer y asumir la debilidad y los fracasos como parte de nuestra naturaleza y aprendizaje.

En esta historia: Fotografía, Karla Lisker. Estilismo, Alice Gamus y Andrea Méndez. Asistente de estilismo: Raquel Amkie. Maquillaje y peinado, Jessica Díaz. Locación, Ryo Kan

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.