Leyendo ahora
Gucci Cosmogonie: un tributo a la sincronía entre pasado y presente específicos

Gucci Cosmogonie: un tributo a la sincronía entre pasado y presente específicos

Avatar

Cosmogonie es la nueva propuesta de Alessandro Michel para Gucci; un tributo al significado de las constelaciones basadas en un momento especifico del pensador alemán Walter Benjamin

“Para Benjamín, la constelación es una aparición repentina, llena de tensiones. Es lo que sale de la capacidad de hacer conjunciones entre fragmentos de mundos que de otro modo, estarían dispersos: un polvo febril de citas que arde en la posibilidad de un contacto” enuncia Michel en un comunicado especial para la prensa.

El inicio de Cosmogonie

Hanna Arendt y Walter Benjamin compartieron un destino de exilio. Eran judíos huyendo de Alemania cuando se encontraron en París, por primera vez, en la década de 1930. Solían reunirse en la rue Dombasle 10, donde Benjamín vivía y organizaba debates entre emigrados. Ese fue el comienzo de una amistad; un vínculo muy profundo entre ellos.

En una carta fechada en 1937, Benjamin le escribe a Arendt: “Las cuerdas de mi garganta relinchan de impaciencia por enfrentarse a las tuyas. ‘Toutes mes amities’. El intenso intercambio intelectual está entretejido en sus biografías. A principios de la década de 1940, la situación política empeora y ambos deciden irse a Portugal, intentando escapar hacia Estados Unidos. En ese momento, Benjamin le entrega a Arendt algunos de sus manuscritos, entre los se encontraba la célebre Tesis sobre la filosofía de la historia, del cual el epílogo es bien conocido. Arendt llega a Nueva York, pero Benjamin es detenido por la policía fronteriza y se quita la vida en la frontera con España.

Años después, en 1968, Arendt publica un ensayo sobre Benjamín: un delicado y sorprendente homenaje a su amigo, quien falleció trágicamente. Es su esfuerzo devoto e íntimo por contar la historia del pensador alemán, descrito como un preciado Pearl Diver. Como en un fresco, ella retrata su carácter poético y marginal, radicalmente poco convencional en comparación con la ortodoxia imperante. Arendt también hace hincapié en las últimas horas de Benjamin.

Se sabe, por ejemplo, que el 26 de septiembre de 1940, Walter Benjamín, quien estaba a punto de emigrar a América, se quita la vida en la frontera franco-española; hubo varias razones para esto. La Gestapo (policía secreta de la Alemania nazi) había confiscado su departamento de París, donde había una biblioteca llena de sus manuscritos y tenía motivos para estar preocupado por otros que, a través de Georges Botaille, se habían colocado en la Bibliotheque Nationale antes de su vuelo de París a Lourdes en la Francia no ocupada. ¿Cómo iba a vivir sin una biblioteca, cómo podría ganarse la vida sin la extensa colección de citas y extractos entre sus manuscritos?

Un coleccionista de citas del pasado en el presente

Alessando ve en Benjamin, después de todo, a un coleccionista de citas. Las descubre de las profundidades del mar y las trae de vuelta a la superficie del agua como perlas excepcionales y valiosas. Las vuelve a ensamblar, como fragmentos de pensamientos que necesitan ser recompuestos, reconstruidos, actualizados.

Rehacer nudos o través de una remodelación apasionada, revelando interrelaciones y articulaciones. Una habilidad tan extraordinaria para iluminar conexiones, que de otro modo, serían invisibles; es lo que convierte a Benjamin en la figura paradigmática de quienes piensan en constelaciones. Un término que él convierte en un concepto filosófico. Lo que puede parecer, a primera vista, atomizado y disperso, como las estrellas en el cielo, a los ojos de Benjamín se convierte en un montaje de complicidad: uno estructura conectiva que ilumina la oscuridad a través de la epifanía de una constelación.

Para Benjamín, la constelación es una aparición repentina, llena de tensiones. Es lo que sale de la capacidad de hacer conjunciones entre fragmentos de mundos, que de otro modo, estarían dispersos: un polvo febril de citas que arde en la posibilidad de un contacto.

Esta figura astral también resume la relación entre Benjamin y el pasado. Según el filósofo, la historia no es un contenedor de reliquias desprovistas de su carga subversiva, sino una reserva de praxis imaginativa.  Este potencial explotó cuando fragmentos y citas del pasado armonizan con el presente en una nueva constelación. “No es que lo pasado arroje su luz sobre lo presente, ni lo presente su luz sobre lo pasado; más bien, imagen es aquello en lo que lo que ha sido, se une en un destello con el ahora para formar una constelación” (W. Benjamín).

Para Alessandro, pensar en constelación es, por lo tanto, captar la sincronía “entre un momento presente específico y un lugar igualmente específico del pasado, ya que es solo la polarización a larga distancia de su entrada en una constelación: Hic et nunc, lo que le da a un cierto pasado y a un cierto presente su actualidad vibrante” (G. Gurisatti). A través de este encuentro, Benjamin hace temblar el mundo con nuevas cosmogonías: configuraciones de lo realidad previo mentes desconocidas que pueden romper las limitaciones de lo tradicional.

 

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2022 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.