Leyendo ahora
La pesadilla de mudarse

La pesadilla de mudarse

Avatar

Llegué hace más de dos años a la Ciudad de México. Nuevas oportunidades laborales, una sociedad más tolerante y estar lejos de mi prejuiciosa familia fueron mis principales motivos. Decidí meter todo lo que tenía en una maleta –que sinceramente no era mucho– y probar suerte. Llegué al departamento de mi mejor amiga en la Roma. Nos conocemos desde pequeños, ambos somos de Guadalajara, y la verdad aunque le agradezco con el alma el haberme hospedado y prestado su sillón; cuando digo que somos hermanos, lo somos hasta en las peleas. 

Después terminé con un grupo de amigos en una casa que rentamos por cuartos. Cada uno llegaba a un acuerdo con la casera y firmaba un contrato personal. Una casa grande, en la colonia Del Valle con amplio jardín. Al principio parecía una excelente idea, no sé porque los foráneos siempre buscamos vivir con más foráneos. El problema empezó cuando la casera decidió que el contrato decía que nos rentaba cuartos, no áreas comunes. 

Cualquier cosa que pasaba en el comedor, cocina, jardín y cochera era un problema. Peor cuando empezó con las cámaras de seguridad. Todo era un eterno pelear que terminó por ahuyentar a algunos de los roomies. La renta me parecía razonable y más porque no exigía aval, incluía los servicios y muebles. El problema fue que conforme los amigos se fueron llegaron desconocidos. El infierno que es vivir con desconocidos. 

Creo que no hay nada más incómodo que estar en un lugar que no sientes como propio y además compartas con gente que ni siquiera te agrada. Desde llegar a ver una cocina tan sucia como un comedor de carretera hasta escuchar el ballenato de la roomie colombiana a todo volumen a las 10 de la mañana.

Foto: Alejandro Estévez

 

La búsqueda inició. Obvio no sin antes pensar en regresar a Guadalajara. ¿Alguien notó la cantidad de gente que se fue de la ciudad? Pero obvio eso implicaría regresar con mis papás por un tiempo en lo que encuentro algo que rentar. Sí, con lo que aquí consigo un cuarto allá puede rentar una casa pequeña. Pero, ¿a qué costo? ¿Volver a presenciar marchas a favor de las corridas de toros y peleas de gallos mientras espero la siguiente exposición que valga la pena en el MAZ? No, gracias.

La verdad es que la oferta cultural, gastronómica y los puntos de interés tienen mucho más que ofrecer en la Ciudad de México. Pero bueno, sé que es un tema delicado así que lo dejaré por la paz. El punto es que regresar no era una opción. Aunque pensar en todos los requisitos que implica rentar un lugar siendo de otra ciudad también empieza a ser una pesadilla. 

Afortunadamente una muy amada amiga se encontraba buscando también. Decidimos hacerlo juntos. Durante todo un día decidimos caminar por las zonas que nos gustaban. Sinceramente el sector Roma-Condesa no me parecía opción: caro, lleno de turistas y me preocupa como zona sísmica. ¿Polanco? Sí, si me agrada la idea de pagar tres veces más de lo que debería mientras intento salir del eterno tráfico de un viernes por la tarde. 

Me gusta la zona de Nápoles y Del Valle, no es tan costosa, no es tan vieja, tiene todos los servicios necesarios y es fácil llegar a las zonas antes mencionadas. Conforme caminábamos encontrábamos anuncios de renta y al momento hacíamos una llamada. El consejo más útil que encontré fue contarles a los asesores inmobiliarios sobre las necesidades y presupuesto que tenía y ellos mandaran información. Sí, tal vez parece mejor un trato directo; pero la verdad es que en esta ciudad el tiempo es muy valioso y esto lo hace mucho más rápido. 

Programamos para los días siguientes visitas y nos dispusimos a nuestro recorrido. El que nos encantaba la vista resulta que la cocina y el baño era tan viejo como el edificio mismo. Al parecer les pareció buena idea remodelar aquello que podías ver desde la calle pero ¿para qué molestarse con los servicios? ¡Ni los ves! Los que nos gustaron de precio estaban además de diminutos en edificios sobrepoblados con vecinos que se preocupaban por la “moral y las buenas costumbres”. Y ni hablar de los que querían cobrar por el uso del estacionamiento, de tener mascotas, de invitar gente, de contratar servicios que no están pactados con la administración y una larga lista de etcéteras. 

Ver También

Terminamos encontrando un acogedor –por no decir pequeño– departamento de dos habitaciones y dos baños –muy necesarios– con cocina equipada y en un edificio con seguridad y gimnasio. La verdad es que regateé, logre que bajaran $2,500. Y ese es otro consejo: todo en esta vida es negociable. No acepten la primera oferta como ley, y si algo te interesa encuentra la manera de conseguirlo. 

Mientras nos preparábamos para la mudanza un amigo nos contó de un increíble lugar que encontró frente al WTC. En $10,000. con más espacio que el nuestro, sinceramente me pareció increíble. Resultó increíble cuando nos contó que había hecho el depósito sin ver el departamento, confiando en una foto de las escrituras, un recibo de servicios y el INE de la persona. Aquí otro consejo que aunque pudiera ser obvio ahora veo que es necesario hacerlo: JAMÁS rentas algo sin verlo antes. Agregaría también: sin investigar antes con la administración del edificio –si es que es el caso–. Obvio era una estafa. 

En fin, el punto es que esta aventura me tiene ahora acostado en el piso del cuarto mirando el techo y pensando todas las estupideces que jamás pensé necesarias comprar. La lista en mi mente empieza: un zapatero, porque no creí que necesitaba tanto espacio en el clóset. Después el “coso” para colocar el papel de baño, porque mi baño no tiene; y de paso la reja que cuelga de la regadera para quitar del piso mis productos de higiene. Y claro, una cama para dejar de estar acostado en el piso pensando en que necesito una.

Último consejo: rentes amueblado o no, si te vas a mudar; es necesario contemplar todos los gastos que vas a generar después de la mudanza.

Israel Vazquez, Tapatío en CDMX. Me gusta tomar tequila y escribir, siempre al mismo tiempo.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V.

Hecho en México.

Scroll To Top