Leyendo ahora
Lo más destacado de la Semana de la Moda Masculina de París

Lo más destacado de la Semana de la Moda Masculina de París

La Semana de la Moda Masculina de París terminó y nos dejó con varios momentos, así como looks que rápidamente se convirtieron en nuestros favoritos. Entre los principales se encuentran aquellos que mostraron algo diferente o más que eso, ingenioso para el guardarropa masculino.

Para la temporada Otoño/invierno 2023-2024, la ropa estuvo bajo la fuerte influencia de los colores oscuros y terrosos como el negro, café, gris, azul marino y en menor cantidad, colores neutros (beige, hueso, blanco). Parece indicar, que la faceta colorida de los años pandémicos terminó y con ello, la forma de ver la moda tan juguetona para entrar a una fase de maduración. Algo más funcional que vistoso y que se nota en las siluetas estructuradas con atención al detalle.

Colección Homme Plissé Issey Miyake

Llamada Upon A Simplex, es fruto de una investigación de triángulos y otras figuras geométricas en la creación de formas complejas. A grandes rasgos, lo que vimos fue una colección de formaciones elaboradas que reflejan la simplicidad de la geometría básica. Para esta colección, uno de los rasgos más interesantes fue el uso de una paleta de colores vibrantes (un poco en contra tendencia de lo que vimos en casi todos los shows de la temporada).

Un ejemplo de precisión y belleza, fue el nuevo estilo de chaqueta; una silueta suelta y redondeada. En ésta, los pliegues en forma de cresta se extienden desde alrededor del cuello hacia los hombros, como mangas raglán, asemejándose a una construcción tubular.

De acuerdo con la información a prensa, el SKEW GRID es una serie de estampados de rejilla plisada de colores contrastantes, cuyos looks estaban disponibles en tres estilos: abrigo, chaleco y pantalones. Dichos conjuntos reflejan los pliegues diagonales y las líneas sesgadas que crean una ilusión óptica y aporta la sensación de movimiento a la impresión gráfica.

 

Los siguientes conjuntos fueron de una serie de grabados, fruto de la reinterpretación del trabajo del arquitecto y filósofo estadounidense R. Buckminster Fuller: bajo un enfoque de transformar y subdividir una esfera en triángulos. Podemos ver que los triángulos del estampado aumentan de tamaño gradualmente, añadiendo un toque tridimensional a la silueta redonda.

 

Saint Laurent

Sin duda, esta se coloca dentro de las mejores colecciones de la temporada, principalmente por su precisión en la confección (siluetas, proporciones y cortes), pero también por entablar una conversación de cara la neutralidad del género en la ropa, pues bajo los principios de las colecciones femeninas, ésta logra adaptarse conceptualmente a una esencia masculina, pero sin llegar a ser tradicional.

El negro fue el protagonista de la colección, donde uno tras otro, cada look se entendía en el lenguaje de la fluidez, naturalidad y sofisticación, elementos que la hacen digna de mencionar. Looks como el primero con un moño lavallière de amplias proporciones, combinado con pantalones negros de terciopelo o el conjunto con capucha que quedan dentro de nuestros consentidos.

Louis Vuitton

En un punto y aparte con la de Saint Laurent, Louis Vuitton tuvo uno de las colecciones más comentadas, tanto por los looks como por la escenográfica, pues contó con un despliegue de modelos caminando por los pasillos de una casa a tono con la música de la cantante española Rosalía. La colección tuvo un concepto atractivo (un tanto desordenado, pero que no le fue indiferente a nadie), así como muy ingenioso, tomando como hilo conductor el crecimiento de un hombre desde su etapa temprana a su juventud.

La propuesta estuvo a cargo de Louis Vuitton Studio Prêt-à-Porter Homme, integrada con las ideas y conceptos del diseñador estadounidense Colm Dillane, mientras que el diseño del espectáculo y su preludio cinematográfico, fueron dirigidos por los cineastas franceses Michel Gondry y Olivier Gondry. A la par, entablan una conversación con el estilista sierraleonés Ibrahim Kamara y la directora creativa ucraniana Lina Kutsovskaya, ambos colaboradores de la maison desde hace mucho tiempo.

El ingenio no queda a discusión, ya que lo vemos desde los detalles en los looks como los estampados, los detalles, estructura, y tecnología, pero también en los accesorios, en este caso los bolsos. Entre los más significativos tenemos los siguientes:

Loewe

Otra de las colecciones altamente virales fue Loewe por su naturalidad, espontaneidad y de alguna forma, un sentido del humor. Dentro de los looks presenteados destacaron aquellos que tenían alas de ángeles fueron los más llamativos, pues reflejaban la modernidad la iconografía de los viejos maestros pintores de las alegorías románticas francesas de Prud’hon, así como también múltiples sensibilidades histórico-artísticas/homoeróticas.

 

Con detalles sumamente estructurados como los sacos y los calzoncillos de infantes, Anderson, el director creativo, presentó también accesorios con habilidades artesanales de cuero en texturas de gamuza y piel de oveja, afeitadas en siluetas bulbosas sensualmente táctiles en este desfile.

Dior men

Por su parte, Dior presentó una colección que se centró más en la fluidez, en la libertad y comodidad. De acuerdo con la información emitida a la prensa, los grandes ríos de Londres y París son una inspiración viva para kim Jones, el director artístico de las colecciones Dior hombre, en la que el flujo, el movimiento, la facilidad y la fluidez son centrales.

Este pensamiento se vio materializado en los looks que desfilaron, pues lo que buscó fue que las lesiones del pasado se apliquen al presente y al futuro, dando como resultado piezas híbridas y metamorfizadas, se llevan de formas individuales con la agencia del usuario. Como por ejemplo, la falda.

A manera de resumen, una colección que sigue la sensibilidad y ADN de Dior, traducida al lenguaje masculino. Si bien, este último trabajo se encuentra en “oposición” a las siluetas ajustadas que auguran tendencia, resulta interesante hacia dónde mira la moda masculina, que al menos en la sastrería y en los códigos de la maison no van para ese rumbo.

Hermès

Si de marcas francesas de tradición hablamos, no podemos dejar fuera Hermès, que en esta ocasión lanzó su colección como parte del año del Asombro, liderado por Veronique. En ella nos presentó una colección con un toque de oxímoron, dulzura y sutileza, para los hombres en movimiento. Este trabajo destacó por los detalles de las piezas, la mano artesanal impregnada en sus historias convirtiendo esta temporada en una invitación a un viaje invernal, donde la atemporalidad se inserta con innovación y donde la creación se fusiona con la comodidad y sofisticación.

Respecto a los colores, vemos el charcoal, gravel, fog, caramelo, brown, coffee, camel, navy, ivory y black: la paleta revela tonos apagados que crecen y hablan entre sí, atravesados por un destello de luz, intenso como luz de invierno.

Walter Van Beirendonck

Bajo la frase: “Necesitamos nuevos ojos para ver el futuro”, la colección que presentó en París, tuvo ojos por todos lados, principalmente por quienes veían cada detalle de los looks. Un exoesqueleto definido por la ropa, chaquetas reforzadas con bolsillos en el torso y luego las chaquetas con secciones recortadas en el mismo lugar, fomentaron modelos que usaban medias de red con motas de cristal como mortajas, suéteres o medias, velos fúnebres con un toque de torcedura que actuaba como un énfasis lúgubre en la belleza transitoria; fueron parte de esta colección.

Las prendas inflables volvieron a tener protagonismo con elementos de protección de bolsas de aire, looks coloridos, con estampados y con figuras un tanto extrañas, sirvieron a una colección altamente creativa y que se sale de los parámetros sartoriales, dejando al artista ser su versión más libre y con mayor espontaneidad el momento de crear.

LGN Louis Gabriel Nouchi

Para la colección de este diseñador, vimos todo lo que esta bien en la moda y que puede ser mejor. Llamada AMERICAN PSYCHO, la colección tuvo referencias a la película de forma explicita al momento de la apertura con un look recreando la icónica escena con la sangre en la cara, desfilando ni más ni menos que Lucas Bravo, quien interpreta a Gabriel en Emily in Paris.

Fuera de este impecable look clásico pero con una corbata metalizada, podemos ver que fue la punta de lanza para atestiguar lo que vendría: moda masculina fuerte, emocionante y brava que, en su esencia, remite al sentido de la cinta, donde un hombre bien vestido es su protagonista. A esto le suman prendas “comunes” con un aire de sofisticación a la vieja escuela, donde la comodidad, lo deportivo y la formalidad se unen, pero dejando espacio para que cada uno funcione sin mezclar todo en un look.

Los zapatos fueron otras de las buenas sorpresas, pues cuentan con plataformas amplias anchos y sumamente estructurados, apoyando al conjunto.

© 2022 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.