Ahora Leyendo
Vestir de color rosa es un clásico masculino; y la historia no miente.

Hablar del significado de los colores es un tema extenso que va de la mano de la historia. La sociedad, a lo largo del tiempo, es la responsable de hacer el color; de definirlo, otorgarle una etiqueta y darle un significado. Hablar específicamente del color rosa es navegar en una ambigüedad. Revisando los anuarios más antiguos de la indumentaria masculina, nos hace viajar a la Europa del siglo XXIII, donde la aristocracia y las altas esferas sociales y políticas de la época se enfundaban de rosa como símbolo de autoridad. Posteriormente, tras el crecimiento del capitalismo y las revoluciones industriales, el rosa pasó de ser exclusivo a volverse popular, aunque con algunas modificaciones en intensidad cromática.

Foto: Getty Images

El viaje del color rosa, por supuesto, tiene que hacer una parada obligatoria al momento del nacimiento de la etiqueta “rosa para niña” y “azul para niño”. Lo que más sorprende, sin duda, es lo relativamente reciente de este fenómeno. Para mediados de los años 20s, algunos fabricantes de ropa usaban a ambos tonos para separar las piezas de los patrones para dama y caballero; acción que permitió, años después, dividir por género la ropa de los baby boomers. Este rosa que vio la luz y se mantuvo en bajo perfil en los años bélicos durante Segunda Guerra Mundial, distaba mucho al favorito de la monarquía europea. Para finales de los 40s, quizás por la escasez de insumos en la industria textil, apareció el “Oxford Pink”; que se convertiría, en poco tiempo, en el favorito de los caballeros clásicos.

Foto: Paul Bergen – David Byrne en 1997

Para mediados de la década de los 70s, en plena efervescencia del movimiento punk en Inglaterra, el regreso del rosa “vibrante” se unió a la anarquía social para proclamarse como un color provocativo. Bandas como Sex Pistols, The Clash y The Ramones y la diseñadora inglesa Vivienne Westwood hicieron uso del matiz para crear anuncios, portadas de viniles y prendas como expresión artística de la cultura punk. Hoy, a casi 50 años de la exposición y del nacimiento de una herencia para el mundo entero, el color rosa se ha vuelto a transformar. Esta vez, como símbolo de inclusión y como la antítesis del “rosa exclusivo para mujeres”.

Foto: Billboard – Harry Styles

Desde 2016, cuando Pantone propuso al tono “Rose Quartz” como el color del año, el rosa pálido ha adquirido un protagonismo sin precedentes. Para el 2017, casi todas las firmas de lujo y las cadenas de moda rápida ya habían abrazado al rosa como estandarte de una nueva cultura digital, sin etiquetas y abiertas al cambio. Razón que le dio el título de “Millennial Pink” o un matiz de rosa que bien podría haberse quedado en “Rose Quartz”.

Ver También

Foto: Especial

Desde esa fecha y gracias a una sociedad cada vez más incluyente, tolerante y abierta al cambio, el Millennial Pink se convirtió en la obsesión de todos los sectores creativos. En el terreno de la moda, de vuelta a 2016, Gucci -que recién estrenaba a Alessandro Michele como Director Creativo- presentó prendas aparentemente sin género, con un casting de modelos totalmente diferente a los construidos en los últimos años y haciendo uso del nuevo rosa como vehículo en la construcción de la nueva identidad de la marca italiana.

Foto: InDigital – Dior SS19

Ya es 2019 y el rosa ha conquistado todos los sectores masculinos. Para SS19, no hay firma que no incluya, al menos un look, con el poder, la voz y la coherencia social y cultural que el color rosa representa.

Ver comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. DERECHOS RESERVADOS.

HECHO EN MÉXICO