Leyendo ahora
El show debe continuar

El show debe continuar

Hace no mucho tiempo la alfombra roja se había convertido en un espacio donde las estrellas daban mensajes políticos y tomaban postura ante temas sociales y ambientales, ¿recuerdas la noche en que virtualmente todas las estrellas usaron negro en la alfombra roja de los Golden Globes como apoyo al movimiento “Time’s up”?

Jessica Chastain en una alfombra roja. Getty Images.

Con la temporada de premios arrancando con la ceremonia de los Grammy y Emmy y los Oscars en el horizonte, ¿en qué se ha convertido la alfombra roja?, ¿qué nos dice el estilo de las celebridades en un mundo post-pandemia?


Primero adentrémonos un poco en la historia del red carpet. La alfombra roja es ese espacio en el que vemos a nuestros artistas favoritos posar y sonreír ante las cámaras, enfundados en un vestido o traje perfecto, dándonos momentos casi mágicos y que quedan en la historia de la cultura popular, ya sea en forma de looks icónicos o memes. A veces ambos.

La noción moderna de la alfombra roja se cimentó en 1995, cuando la periodista Joan Rivers comenzó a preguntar en los eventos “who are you wearing?”, acompañando sus comentarios de un ingenio mordaz e inyectando una especie de competencia a los eventos con la creación de listas de “worst and best dressed”. Esto abrió la puerta para que la entera sociedad considerara las decisiones de estilo y la apariencia de sus estrellas favoritas un tema de escrutinio.

En un parpadeo, la alfombra roja se había vuelto el espacio donde el trabajo de celebridades, diseñadores, publicistas, marcas y stylists desfilaba bajo una “GlamCam 360” para entrevistadores, fotógrafos, medios y nosotros, las audiencias, haciendo de estos eventos una industria por sí sola y con un impacto enorme para la visibilidad de las marcas a nivel global – en 2019 la comediante Tiffany Haddish se volvió viral junto a su vestido blanco McQueen, tras usarlo por cuarta ocasión en una alfombra roja. Esa noche la cobertura de Haddish y su vestido llevaron $931,000 dólares en earned media value a la marca londinense.

(earned media value se refiere a la cantidad de dinero que una marca necesitaría gastar en publicidad tradicional para llegar a la misma cantidad de personas, según la firma de seguimiento Tribe Dynamics).

En un mundo previo a la pandemia, las cosas parecían ir cambiando. Las estrellas, principalmente las mujeres, habían rechazado el escrutinio excesivo iniciando campañas como #AskHerMore, tratando de cuestionar la misoginia de la alfombra roja, pidiendo ser entrevistadas con más profesionalismo.

En los Golden Globes del 2018, las celebridades respondieron a los informes explosivos de abuso y acoso sexual en la industria vistiendo de negro, con un broche de “Time’s Up” y llevando a activistas como parejas. Fue un sorprendente cambio que parecía indicar un tono más político. En el entorno también estaban declaraciones ambientales con estrellas como Cate Blanchett, Laura Dern y Jane Fonda usando o reutilizando sus atuendos, notablemente, Joaquin Phoenix usó el mismo traje Stella McCartney toda una temporada de premios.

La alfombra roja se había convertido en una plataforma donde la moda quedaba atrás y el mensaje que las estrellas querían proyectar se ponía en primer plano frente a las cámaras. Hasta que las ceremonias de premiación se pusieron en pausa en 2020, junto con sus alfombras rojas.

Dua Lipa en los Grammy 2021 con un vestido Versace referenciando a Cher, la publicación de la artista tiene 5.2 millones de likes en instagram.

¿Cómo ha renacido la alfombra roja en 2021? En la era donde cada centímetro de cada look es planeado, ¿qué nos dicen las estrellas hoy con sus decisiones de estilo?, ¿qué nos dicen del mundo hoy? Un primer vistazo nos parece decir que el tono político se ha esfumado de las alfombras rojas y se ha intercambiado por un glamour que invita a escapar de la realidad.

El 2020 fue el primer año en más de una década que la industria de lujo se contrajo, esto se tradujo a un entorno en que el posicionamiento en eventos físicos o digitales se vuelve vital para las marcas, que se enfrentan a recortes de presupuestos dirigidos a publicidad y que pueden beneficiarse de poner el atuendo correcto en la persona correcta.

Elle Fanning en Gucci para la ceremonia de premiación de los Emmy 2021 haciendo referencia a Grace Kelly en los Oscars de 1955. Doja Cat en Roberto Cavalli para la premiación de los Grammy 2021, referenciando el vestido de escote profundo de JLo que tomó lugar 21 años atrás en el mismo evento.

Tras un año de recibir día tras día noticias sobre cifras de decesos, ver movimientos políticos y protestas sociales tomar protagonismo en los medios, los días de activismo en la alfombra roja se fueron. Hoy las estrellas nos muestran looks reminiscentes a la era dorada del cine en los Emmy, referencian looks cimentados en la cultura pop en los Grammy, y la moda, en el espacio de la alfombra roja nos extiende una invitación para escapar de la realidad.

Como la aclamada crítica de cultura, moda y política, Robin Givhan menciona: “En la alfombra roja, ya sea en los premios de la Academia o en la alfombra roja de la Met Gala, no solo estás vendiendo un vestido, estás vendiendo toda una noción de fantasía”.  Y hoy más que nunca, estamos ávidos por esa oportunidad de escapar.

En medio de una pandemia global, incertidumbre económica y con cubrebocas a tono con vestidos lujosos, el show debe continuar.

Taylor Swift en Oscar de la Renta, Billie Eilish y Harry Styles en Gucci en la ceremonia de los Grammy 2021, complementando sus atuendos con cubrebocas a juego con su atuendo.
© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.