Leyendo ahora
La homosexualidad en obras de arte no contemporáneas

La homosexualidad en obras de arte no contemporáneas

Avatar

Aunque el término “homosexual” se empezó a usar a finales del siglo XIX, por el escritor húngaro Karl-Maria Kertbeny, las relaciones y la atracción por personas del mismo sexo siempre han existido y a pesar de que no se tenía una palabra adecuada para describir la preferencia sexual, la representación de la homosexualidad está presente en obras de arte desde tiempos antiguos, especialmente en pinturas con temas mitológicos pues eran el espacio donde se podía representar la homosexualidad gracias a los mitos griegos y romanos escritos por Homero, Ovidio y otros poetas.

Uno de los mitos más representados en la historia del arte es el de Zeus/Júpiter y Ganimedes. Ovidio, un poeta romano, cuenta en Metamorfosis como el padre de los dioses ve desde el Olimpo a un joven troyano con una apariencia hermosa. Júpiter “ardía de amor por Ganimedes” así que se transforma en águila para raptarlo y convertirlo en copero de los dioses contra la voluntad de Juno, su esposa.

La escena del rapto de Ganimedes ha sido usada por numerosos pintores entre los que destaca Rubens con este óleo sobre lienzo creado entre 1636 y 1638. 

La ferocidad con la que el águila está sujetando a Ganimedes se interpreta como el gran deseo que tenía Júpiter por el joven cazador que más tarde se convertiría en la constelación que hoy conocemos como Acuario. Este mito ha trascendido a través de la historia, incluso los astrónomos llamaron Ganimedes, al satélite más grande del planeta Júpiter.

El rapto de Ganimedes Rubens, Pedro Pablo. Óleo sobre lienzo. 1636-1638. Madrid, Museo Nacional del Prado.

Otra escena mitológica con elementos homosexuales que se ha representado en varias obras es La muerte de Jacinto que también encontramos escrita en Metamorfosis de Ovidio, justo después del relato de Júpiter y Ganimedes.

Jacinto era un mortal que Apolo “amó ante todos  y un día ambos competían en el lanzamiento de disco pero Jacinto muere por su propia torpeza al lanzar mal el disco en la partida y este le rebota en la cara ocasionándole heridas mortales.

Es tanto el dolor y la culpa que siente Apolo por la muerte de su amado que él también quisiera morir pero decide convertir a Jacinto en una bella flor para recordarlo siempre.

Aunque hay muchas representaciones de esta tragedia, el cuadro de Giambattista Tiepolo creado entre 1752 y 1753, nos muestra el dolor de Apolo al ver morir al hombre que ama y su desesperación por ser incapaz de hacer algo para impedirlo. 

El pintor logra resaltar la intimidad y el concepto de la relación entre Apolo y Jacinto al presentarlos semidesnudos y con prendas de colores llamativos, elementos que no vemos en otro individuo en la escena de la pintura.

La muerte de Jacinto. Tiempolo, Giambattista. 1752-1753. Madrid, Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

Al no ser personas “reales”, las obras mitológicas con temática homosexual eran permitidas pero solamente se exhibían en espacios reservados para personas poderosas, adineradas o de la realeza. Estas historias podían ser contempladas en palacios reales o lugares como la Torre de la Parada, un espacio que el rey Felipe IV de España mandó construir para descansar después de la cacería y ahí se podía encontrar todo tipo de obras de arte incluyendo bocetos de Apolo y Jacinto hechos por Rubens.

La muerte de Jacinto. Rubens, Pedro Pablo. Óleo sobre tabla. 1636-1637. Madrid, Museo Nacional del Prado.

Apartándonos de las escenas mitológicas, también encontramos obras que aunque no muestran una relación entre dos personas del mismo sexo, si tienen elementos homoeróticos que han sido contemplados a través de los años.

San Sebastián es el nombre de un santo que fue castigado por ser cristiano y su martirio es representado en numerosos cuadros pero algunos de ellos han sido controversiales durante muchos años. 

El San Sebastián de Guido Reni es uno de ellos. Reni nos presenta a un santo hermoso, semidesnudo, con un cuerpo bello y facciones delicadas. La figura de San Sebastián resalta por las oscuras sombras detrás de él y algo muy importante está sucediendo… en vez de sangrar por las heridas de la flecha que lo atraviesa, esta fue colocada de una manera muy sutil y limpia. 

La primera propietaria de la obra, Isabel de Farnesio, ordenó que se le tapara más el cuerpo pues la consideró muy reveladora. 

Las numerosas representaciones de San Sebastián como un hombre bello, semi desnudo, delicado y castigado por defender su fé, lo llevaron a ser inspiración para autores como Oscar Wilde, quien le dedica su primera poesía homoerótica.

San Sebastián. Reni, Guido. Óleo sobre lienzo. 1617-1619. Madrid, Museo Nacional del Prado.

Sin embargo, San Sebastián no siempre fue mostrado de esta forma. Obras de arte antes del Renacimiento, lo presentaban sangrando, con varias flechas en su cuerpo y con semblanza de sufrimiento. 

Las obras de arte y su interpretación siempre han sido parte del reflejo del contexto histórico y social de la época donde fueron creadas y en el caso de San Sebastián, durante el Renacimiento italiano, la homosexualidad estaba muy presente y a la vez, prohibida. 

Incluso se formó un tribunal llamado Oficiales de la Noche que se encargaba de investigar acusaciones por relaciones homosexuales (sodomía) y castigarlas con multas. Uno de los miles de acusados fue Leonardo DaVinci.

Naturalmente, al ser estar prohibida la homosexualidad pero a la vez muy presente en la sociedad, podríamos ver elementos homoeróticos en figuras que no se representaban de esa manera antes como lo es el caso de San Sebastián.

Otra pieza muy rara pero bastante interesante es la Presentación de la Virgen de Fra Carnevale.

Presentación de la Virgen en el Templo. Fra Carnevale. 1467. Óleo y tempera sobre lienzo. Boston, Museum of Fine Arts.

En esta pintura de 1467, encontramos a una pareja de hombres en un gesto que sugiere cercanía entre los dos. 

Para el tiempo en el que se pintó la obra, este gesto tendría un significado erótico que contrasta con las otras actividades y elementos que encontramos en la misma pieza. 

Detalle de la obra.

La representación LGBTQ+ en obras de arte no contemporáneas es un tema muy interesante que nos permite descubrir miles de cosas sobre una sociedad en la que las preferencias sexuales han sido y siguen siendo controversia pero siempre han estado ahí de alguna u otra manera.

En las obras de arte encontramos espacios trascendentes en el tiempo que nos muestran elementos prohibidos en algún momento, misteriosos pero naturales y poderosos del ser humano.

Si te interesa ver más obras de arte como las de este artículo, te recomiendo leer Pictures and Passions: A History of Homosexuality in the Visual Arts de James M. Saslow.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.