Ahora Leyendo
La importancia de llamarse Oscar: lecciones de estilo del dandy que trascendió

Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde, mejor conocido como Oscar Wilde es el autor británico más famoso de la época victoriana. Para muchos es considerado el arquetipo dandi y en su nombre existe un aura de misterio que deslumbra por su talento pero también por su imagen.

Pocos saben que la característica imagen de Oscar Wilde es el resultado de una obsesión por la belleza a tal grado que él creía que el vestido debía de ser mandato del arte y no de los modistas (antes que Anna, Oscar ya expresaba opiniones muy claras de cómo debíamos vestir). En 1885, The New-York Tribune publicó el ensayo “La filosofía del Vestido” por Oscar Wilde, increíblemente, este artículo permaneció olvidado por todos los que estudiaron a Wilde hasta apenas hace 6 años, cuando en 2012, John Cooper lo publicó en forma de libro.

“La filosofía del Vestido” es el primer trabajo de Wilde como escritor comercial y es el único trabajo periodístico (de más de 150 escritos) que cuenta con derechos de autor, (o sea que la primera vez que se le otorgó un espacio pagado para publicar su trabajo, decidió escribir sobre moda, y era tan relevante que decidió registrar su autoría).

Oscar Wilde expuso en su artículo “La filosofía del Vestido” que la ropa no tiene ningún valor en sí misma sino que depende del uso que se le dé: “Sostengo que el vestido está hecho para el servicio de la Humanidad”; explica que los vestidos de la época no son bellos porque tienen holanes y moños, sino que la belleza del vestido depende del cuerpo humano, y debe de respetar las proporciones clásicas (de los antiguos griegos y romanos) pues un vestido no es bello porque es ornamental, es bello porque no impide la libertad de quién lo usa, refiriendo su clara aversión a los corsés de la época.

Sobre los zapatos de tacón y los sombreros altos, revela que no tienen ninguna utilidad, pues para él, el vestido debe estar hecho en proporción al cuerpo y que si un par de zapatos cambian la postura del cuerpo hacia el frente y un sombrero hace la cabeza más grande, estos no hacen más bella a la persona sino que destruyen sus proporciones.

En “La Filosofía del Vestido” fue la primera vez que Oscar Wilde escribió la famosa frase: “Una moda es simplemente una forma de fealdad tan absolutamente insoportable que tenemos que modificarla cada seis meses” y se refería a que las modas eran inconsideradas con sus seguidores, pues opina que no importa si alguien es blanco o moreno, alto o bajo, todos apuntan a vestirse de la misma manera hasta que vuelvan a inventar otro tipo de “maldad”. Por otro lado propone que, como una flor la belleza del vestido no depende de la moda y como el arte, ordena la libertad del individuo, no la limita. Para el famoso escritor el cuerpo humano era perfecto y no debía deformarse por las creaciones de un modista. Aunque mucho tiempo ha pasado desde el corsé, podemos creer que para Oscar Wilde los hombros de Balenciaga, las siluetas de Rei Kawakubo y los zapatos de McQueen serían “groundbreaking” como lo son las flores en primavera.

Comme des Garçons Homme Plus, fall 2018

Para muchos, las críticas de Wilde pueden parecer anticuadas y tienen poca relación con nuestro entendimiento del arte, pero en realidad él retaba el estatus quo del momento que vivía. Conocido como esteticismo inglés (el movimiento artístico que representó Wilde), rechaza los valores materialistas de la revolución industrial, defendía que las artes deben presentar el placer de los sentidos más que enaltecer lo moral y los sentimientos y se divorcian de la idea utilitaria que antes se le había otorgado al arte. Para los estetisistas el deseo de embellecer por embellecer (“el arte por el arte”) todas las áreas de la vida llegó a espacios que históricamente habían sido relacionados con las mujeres; la decoración del hogar y del cuerpo. La imagen de Wilde, lo presentaba como heredero del mundo de las mujeres (tradicionalmente inferiores) y lo elevaba como académico que entendía la cultura de las mujeres mejor que ellas mismas. En su obra “La importancia de llamarse Ernesto” escribió: “La única forma de compensar el estar ocasionalmente demasiado bien vestido, es ser siempre absolutamente sobre educado.”

Raf Simons, fall 2018

La feminidad de Wilde delataba peligrosamente su homosexualidad y significaba el privilegio de los patricios (quienes comúnmente adoptaban elementos del vestido femenino) aunque en realidad era un Irlandés de clase media, lo cual también era reprochable para el orden de la sociedad victoriana de su época, pero al mismo tiempo su imagen le otorgaba credenciales profesionales pues le permitía afirmar su autoridad profesional y distinguirse de las mujeres que dominaban esos campos, y su privilegio le alienaba de lo mundano y del nuevo materialismo de la revolución industrial (siendo rico y letrado, podía identificar el arte y siendo académico sabía cómo interpretar el mundo de artístico de las mujeres).

Ver También

Maison Margiela Menswear, fall 2018

Pocos lo saben, pero Oscar Wilde, también fue un editor de una revista de moda, pues dos años después de escribir su artículo aceptó el puesto de editor de la revista “The Lady’s World” desde 1887 hasta 1889, una revista mensual de alta calidad, pero antes de tomar el puesto expresó que era “una producción muy vulgar, trivial y estúpida” y aunque la compañía dueña de la revista se opuso, cambió el nombre de la revista a “The Woman’s World” y prometió que “tomaría un alcance más amplio, así como un alto punto de vista, y no se ocuparía solamente de lo que usan las mujeres, sino de lo que piensan y de lo que sienten” y al mismo tiempo celebró la decoración, el vestido y otros terrenos dominados enteramente por las mujeres de la época, Oscar Wilde entendía que la ropa no es importante por si misma sino es el reflejo de algo más profundo.

Rick Owens, fall 2018

Tiempo más tarde, en 1892, Oscar Wilde estrenó su obra “El abanico de Lady Windermere”, en la primera función, pidió a uno de los actores que se colocara un clavel verde en el ojal de su saco y pidió a algunos de sus conocidos que portaran la misma flor en ese evento para estar conectados al personaje. El público, consternado por el misterioso símbolo verde, le preguntó sobre su significado, sin embargo el respondió que no había significado. Algunos opinaron que era una forma de convertir a la audiencia en un artificio, otros lo vieron como una degeneración del estetismo, pues no era arte por sí mismo, sino una invención de la moda, y se preguntaban si en realidad las decisiones de Wilde con su imagen eran motivadas por exaltar el arte o si la moda era su verdadero interés.

La imagen de un clavel verde tenía muchos significados. Para algunos encarnaba la idea de que el arte estaba por encima de la naturaleza pues el color innatural de una flor verde era un punto de vista académico; para otros, según las sugerencias de los primeros sexólogos, el verde era el color favorito de los invertidos (homosexuales), y para otros incluso representaba pertenencia; pero independientemente del significado, el clavel verde había adquirido tal fama, que en 1984, Robert Hichens escribió una sátira de Wilde y su círculo en la que denunciaba su homosexualidad, llamándolo “El Clavel Verde”. La elección del título de Hichens hizo clara la identidad de los personajes principales de la novela para los lectores victorianos y apenas unos meses después empezaron los juicios por homosexualidad en contra de Wilde, quien en lugar de hacer referencia al significado de su accesorio, decía: “Yo inventé esa flor… la flor es una obra de arte”.

Dries van Noten, fall 208

Pensar en la imagen de Oscar Wilde como una persona que necesitaba explorar su identidad en un ejercicio muy personal o pensar en él como un académico comprometido con sus valores artísticos no silencia el lenguaje de su vestido, aunque sea cada persona quien le otorgue un significado. En las palabras de del escritor: “Quienes leen el símbolo lo hacen a su propio riesgo. Es el espectador, y no la vida, el que el arte realmente refleja.”

Ver comentarios (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. DERECHOS RESERVADOS.

HECHO EN MÉXICO