¿Por qué la cazadora de borrego es la prenda masculina con más historia?

Luis Brandon Lara

Muchos recordarán la cazadora de borrego como una chaqueta que nuestras madres nos obligaron a llevar cuando las temperaturas descendían. Quien haya vivido esa experiencia caerá en cuenta lo molesto que a nuestro “yo infante” le resultaba obedecer dicha orden porque nos generaba un rechazo inmediato cualquier cosa que nos obligaran a hacer. Por supuesto, esto traía consigo la incomodidad y la vergüenza que evidenciaba no solo nuestra falta de decisión propia, sino también a unos padres que se empeñaban en seguir tratándonos como niños.  

Foto: Especial

Es posible que hasta la fecha persista un cierto rechazo hacia esta prenda y cegados por los recuerdos embarazosos o los sentimientos encontrados podamos llegar a olvidar lo funcional que esta pieza resultó ser. Es decir, nos ayudaba a combatir el frio invernal y a la vez preveníamos enfermedades derivadas por los efectos de las bajas temperaturas lo cual llena de sentido el motivo de su creación. 

Foto: Especial / Marlon Brando en “La ley del silencio” (1954)

La cazadora de borrego fue ideada por un británico llamado Leslie Irvin quien se percató de la disconveniencia que provocaba a los pilotos el tener que soportar temperaturas de hasta 60 grados bajo cero, esto debido a que a principios del siglo XX las cabinas de los aviones iban descubiertas. Crear la prenda adecuada era cuestión de subsistencia, y después de realizar varios modelos, Irvin por fin dio con la fórmula perfecta: una chaqueta cruzada, con grandes solapas confeccionada con piel de foca y forrada con lana de oveja a la que llamó bomber, pues la mayoría de sus usuarios eran pilotos bombarderos. 

Foto: Especial / Paul Newman en “Desde la terraza” (1960)

Irvin jamás imaginó cuán valiosa se volvería su creación para el mundo de la moda y además de establecer el famoso uniforme aviador de los pilotos norteamericanos en los años 40, la evolución de su chaqueta la consagró como icono imprescindible de cualquier armario, dando como resultado una cazadora cada vez más fina, corta y reemplazando el forro de animal por poliéster. 

Foto: Especial / Ryan O’Neal en “Love Story”(1970)

Con el cine de los años 50 como telón de fondo y un jovencísimo Marlon Brando protagonizando “La ley del silencio” (1954), el actor del momento inmortalizó la cazadora de borrego en el imaginario popular para siempre interpretando a un valeroso estibador. Esta fue una razón de peso para democratizar la chaqueta y que lograra acceder a los armarios de millones de personas en el mundo. Mas adelante a la lista de promotores se le añadieron nombres como Paul Newman en “Desde la terraza” (1960) y Ryan O’Neal en “Love Story”(1970) siendo este último quien le proveyó una transformación mucho más denodada, pues ahora la cazadora tenía un estilo de carácter bohemio, era de tres cuartos y de ante, más o menos un básico del guardarropa para aquellos que vivían en lugares de gélidos inviernos. 

Ver También

Foto: NowFashion / Louis Vuitton FW ’20

Hoy por hoy, quizá, sería apropiado decir que los diseñadores actuales han desempolvado las reminiscencias que esta prenda dejó, a pesar de que ninguno trate de recuperar el impacto que tuvo (aunque muchos podrían estar en desacuerdo). Prada, Louis Vuitton, Dior y Berluti han solidificado el patrón cíclico de moda que desde hace décadas hemos venido siguiendo, un llamado a voltear la mirada y prestar atención a que fue lo que más sintetizó las décadas pasadas.

Foto: NowFashion / Prada FW ’20

Las combinaciones actuales podrán lograr looks cada vez más informales, pero para conseguir un efecto contrario habrá que escoger aquellos cortes que proporcionen largos más estilizados y sofisticados, sinónimos de un estilo imperecedero.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V.

Hecho en México.

Scroll To Top