Leyendo ahora
Rulo Briones: sobre la labor, la vocación y ser auténticx consigo mismx

Rulo Briones: sobre la labor, la vocación y ser auténticx consigo mismx

Avatar

Una película de policías es, a cuenta personal, la mejor película mexicana del año. Su género casi incategorizable, las vueltas de tuerca en su estilo y el complejísimo tema que aborda, requieren de una complicada metanarrativa sostenida y balanceada por tantos elementos en ejecución y edición que dan la impresión que, de fallar uno, toda la película podría colapsar o ser un pastiche sin forma o sentido en vez de ser el maravilloso y aturdidor filme que es. Uno de los pilares que sostienen la película es la ejecución actoral de sus protagonistas, unx de ellxs, Rulo Briones, protagoniza este perfil en el que habla de habitar otras vidas a través de su profesión, al mismo tiempo de la suya, igual de compleja e introspectiva como su último trabajo:

 

Look total de Edgar Aguilera.

 

La actuación como vocación llegó poco a poco. Siento que, de inicio, la actuación, me atrevería a decir que en cualquier persona, parte de algo que está descolocado y que necesita un cause para trocar el vicio en virtud. En mi caso esta descolocación tuvo que ver con el enorme aburrimiento que me suponía mi propia vida. Actuar me daba la oportunidad de ser todo aquello que no era. Por primera vez en la vida me topé con un oficio que me permitió dejar de ser yo y habitando esas otredades aprender a ser yo. Hasta la fecha así es como concibo mi vocación. Es como si la actuación me hubiera permitido hacer la preguntas correctas aunque no siempre me gustaran las respuestas. Ahora sigo creyendo lo mismo y estoy convencido de que las respuestas que yo deshecho son recibidas por las personas que espectan los proyectos a los que pertenezco como las que ellxs necesitaban. Yo me concibo como el medio en el cual convergen las vidas de muchos seres que son distintos a mí, pero que al mismo tiempo son yo mismo.

 

Una película de policías es un viaje a través de las entrañas de los seres humanos que componen una de las instituciones más poco humanas de nuestro país y del mundo. Usando como medio una de las profesiones que más buscan humanizarlo todo, la actuación. Es por eso que esta película es un road trip, pero al mismo tiempo es una historia de amor, de desamor, es una comedia y al mismo tiempo es una tragedia, es una ficción y a la par un documental.

 

 

El proceso de preparación de esta película, por lo menos desde el punto de vista de la actuación, es al mismo tiempo, como bien se puede ver en el resultado final, la película misma. La oferta era interpretar a dos personas que ejercían el oficio de policía y para hacerlo era necesario infiltrarse en la academia de policías. Esta infiltración nos serviría para recabar información para la creación de nuestros personajes, pero al mismo tiempo era el pretexto perfecto para conocer, desde dentro, lo que se necesita para ser policía y si la institución ofrece las herramientas adecuadas para este fin. Nuestra labor jugaba a dos niveles, por un lado la de actor/actriz y por el otro la de ciudadana/ciudadano. Yo pienso que el principal reto radicó en esa confrontación. ¿Cómo puedo acercarme a personajes como lxs policías? Nadie es sólo lo que muestra. Es decir, antes que ser policía se es persona y las personas son complejísimas. Mi oficio dicta la máxima: “no juzgues a tu personaje”, pero ¿cómo no hacerlo si esto no se trata solamente de una ficción si no de la realidad? Tengo como objetivo darle rienda suelta a mis pre juicios como ciudadanx que se encaran con la empatía de mi oficio.

El principal cambio en mi perspectiva respecto a la policía vino del hecho de descubrir que la policía no es el estado si no una más de sus herramientas, una de sus instituciones. Pero las instituciones son entidades abstractas, para poder estudiarlas hay que aterrizarlas en terrenos concretos y objetivos. ¿Quién compone a las instituciones? Las personas, pero ¿qué personas? Pues, principalmente: madres solteras, personas racializadas y de bajos recursos con un muy bajo nivel educativo. ¿Por qué la policía está conformada por este tipo de personas, a quién le conviene? Nos conviene a todxs lxs que no pertenecemos a esos grupos vulnerables y vulnerados.

 

El vestuario (en medios) es como la piel del muerto. Todo el tiempo estamos diseñando nuestro propio vestuario en la vida. ¿Qué me pongo para tal ocasión? Casi siempre creemos que la decisión la tomamos nosotrxs mismxs, pero no siempre es así. Todo es político, todo cuenta algo, ya sea por la presencia o por la ausencia. Las apariencias pueden engañar, pero también pueden proporcionarnos una enorme cantidad de información valiosa de quién es la persona o por lo menos, cómo quiere ser leída.

 

Camisa con studs de brillantes: Zara Man.

 

Estoy más cerca de mi esencia cuando llego a la cima de cualquier montaña o a la orilla de cualquier río o mis píes descubren el final de un continente y mis dedos juegan con la arena de la playa. Cuando tengo pasto en la camisa porque estuve arrastrándome con la infancia de mi familia. Cuando abrazo por la espalda a toda persona que se deja. Cuando intento deshacer los nudos de la espalda de mis hermanxs, sobrinxs, amigxs.

 

 

Por su puesto que uso la ropa para expresarme. Una de mis fascinaciones son las flores, me parecen un elemento seductor por excelencia. La naturaleza no se equivoca y las flores son muestra de ello. Algunas plantas las usan para reproducirse a través de las frutas y sus distintas semillas.  La ropa en mi cuerpo es la flor de mis plantas, la semilla es todo lo que provoca en la gente que me mira.

 

 

Soy más auténticx conmigo mismx cuando visto de colores vivos. Cuando le pierdo el miedo al encaje, la flor y la delicada textura. Para mí la ropa no tiene género, pero el sistema nos dice lo contrario. Cuando logro desprenderme del juicio de ese sistema, que se manifiesta a través de la mirada de lxs otrxs, es cuando logro ser más auténticx. Cuando lo que visto es reflejo de lo que siento. 

 

 

En esta historia: fotografía de Rikki Matsumoto. Estilismo de Ari Reynaga. Pelo y maquillaje de Jess Díaz.
© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.