Leyendo ahora
La Evolución del Skincare

La Evolución del Skincare

Eugenio Siller fue nuestro protagonista de portada en diciembre de 2019, y hoy es más popular que nunca gracias a su participación en el éxito de Netflix, ¿Quién Mató a Sara? Ahora, modeló para BADHOMBRE en la primera coproducción que hemos hecho con otro medio, en este caso la revista femenina de belleza L’Beauté. Esta es la historia de la evolución del skincare, de masculino a femenino.

La pubertad me llegó un poco tarde, y en la secundaria, cuando todos mis amigos ya presumían pelusa en el labio superior, una de mis preocupaciones principales era que yo nunca iba a tener barba. Después, cuando todas las hormonas me pegaron de golpe, me salió más pelo del que esperaba, y fui a una depilación láser (la primera versión disponible en México, súper dolorosa, porque fue hace tiempo) a que me quitaran el exceso de barba de los pómulos para no sentirme hombre lobo. Y así han pasado los años, entre que está de moda estar rasurado, tener bigote, tener barba de leñador, y todas esas opciones las he explorado, porque el pelo facial era para los hombres la única opción existente para cambiar nuestra apariencia natural y vernos mejor (o peor).

Entre mi pubertad y hoy, las cosas han cambiado mucho, tanto en mi piel como en el mercado. Cuando mis amigos empezaban a rasurarse por primera vez, yo sufría de acné severo y de manchas causadas por exprimirme el acné severo. Para intentarlo aliviar, leía revistas de mujer donde recomendaban cuál era el mejor producto con ácido salicílico o con ácido láctico (o las recomendaciones más de la deep web de usar AHAs, retinol y Accutane), y me escapaba en secreto a comprarlos para ponérmelos; seguramente, aunque el motivo fuera completamente medicinal, no estaría bien visto que usara un producto diseñado originalmente para mujeres en mi cara.

En los últimos años, el mercado ha incrementado su oferta a todos los niveles. Algunas de las fórmulas son similares a las que se usan en mujeres, pero con empaques más obscuros, con la palabra MEN en grande para que nadie se sienta intimidado, y con olores a menthol. Otras opciones más sofisticadas saben que el usuario no necesita de esas señales y lanzaron productos específicos para las necesidades de los hombres. Ese es el caso de Givenchy Beauty, que usamos en las fotos que acompañan a este texto. Tienen productos específicos para las necesidades de los hombres, tanto de skincare como de maquillaje, porque la piel del hombre no es igual a la de la mujer.

No solamente el mercado ha cambiado, los hombres ahora estamos más seguros de quiénes somos –las nuevas generaciones aún más– y no necesitamos que un producto esté mercadeado específicamente a nuestro género: todos podemos ponernos lo que queramos mientras sintamos que nos sirve. Es por eso que ahora muchas marcas de skincare y de cosméticos usan hombres y mujeres en sus campañas promocionales. La belleza es ahora para todos y los hombres ya nos sentimos seguros de usar cualquier producto que funcione para nuestras necesidades. En esta historia, por ejemplo, Eugenio Siller usó el serum Fortifying Moisturizing Concentrate Anti-stress y la crema Velvet Moisturizing Cream Anti-stress de la línea Ressource, el Firmness Boosting Oil de la línea L’Intemporel y el Transparent Setting Gel para cejas de Mister Brow Groom, todos de Givenchy.

Ese es el mundo en el que quiero vivir, donde todos seamos libres y tengamos la oportunidad de usar cualquier producto que queramos, y donde a todos nos salga la barba que queramos y se nos quite el acné. Para celebrar esta evolución, por primera vez hicimos una coproducción entre L’Beauté y BADHOMBRE. Yo escribí este texto, desde mi punto de vista, y en BADHOMBRE podrán leer la opinión de la evolución del skincare escrita por Stephanie Arouesty. No solamente las marcas están evolucionando, sino los medios también: somos más inclusivos, somos más incluyentes y compartimos, porque sabemos que aunque los productos nos ayudan mucho, la belleza también viene de adentro.

En esta historia: Eugenio Siller y Ana Barbos fotografiados por Antonio y Daniel, en coproducción con L’Beauté. Estilismo: Daniel Váquez. Grooming: Davo Stebanhé para Givenchy Beauty. 

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.