Leyendo ahora
Otro hombre con falda

Otro hombre con falda

Avatar

Debo confesar que cuando me propusieron escribir sobre faldas “para hombres” (más adelante explicaré las comillas), no estaba muy seguro de ser el indicado para escribir sobre el tema, ya que mis hoodies y pants del diario no me respaldan como el más fashionista. Sin embargo, mantengo mis raíces de periodista bien alimentadas y eso de darle la espalda a un texto no me encanta.

Ahora, si bien es cierto que si, hoy en día, se topan conmigo en la calle lo más probable es que esté usando jeans rotos y sandalias o Vans viejos. También debo confesar que durante la universidad tuve mi momento vanguardista, e incluso llegué a modelar una falda en una pasarela.

Tomando mi poco (pero divertido) contexto en el mundo de la moda y después de hacer mi usual investigación con las amistades, internet y personas en Instagram, me di cuenta de que las faldas, como muchas otras cosas en el mundo de la moda, necesitan de perspectivas para posicionarse como una tendencia o algo más…

Probablemente nunca había dedicado tanto tiempo a pensar en el concepto de una prenda, pero lo cierto es para muchos aún resulta extraño (y divertido) imaginar hombres en falda.

— A mi me encanta la idea, la verdad. Pero siento que a la gente le cuesta ver que literal solo es ropa, que no tiene género, pues. Aparte se ven con más estilo que un skinny jean, por ejemplo— dijo mi amiga Ari mientras veíamos romcoms y compartíamos vino en una botella.

— ¿Y porqué llamarla “falda masculina”? —preguntó Cristián por FaceTime

—Quizás es la forma de ir normalizando su uso para hombres… no sé — contesté y pasé la botella a Ari.

— Digo, hace 50 años se veía raro que una mujer usará pantalones, hoy nos vale y no andamos hablando de “pantalones femeninos”— resopló Cristián de nuevo.

—¡Vaya catedra sobre igualdad, Cris! — comenté y los tres reímos. — Pero es cierto, si desde chicos hubiéramos visto a los hombres usar falda, ni estaríamos hablando de esto. La verdad, aún me parece raro, pero al mismo tiempo me parece tonto que me parezca raro, porque solo es una prenda.

—También es cosa de contexto. En México, seguimos siendo un país con mente muy machista y poca aportación a la moda. — para este punto Ari ya había pausado la película.

—Yo si usaría. Además, debe ser de otro mundo andar con los huevos libres — confesó Cris.

—Yo no sé, pero parece un buen ejercicio. Como de esos en los que les gritas a una almohada hasta que lloras, o en los que te paras un buen rato desnudo frente al espejo — di un largo trago a lo que quedaba de vino.

—¡Exacto! Creo que también tienes que estar muy en paz con tu masculinidad para poder usar una falda como lo que es, ropa y nada más — por un momento, Ari lo hizo sonar tan bien que me fue inevitable imaginarme con una puesta.

Y así la noche siguió entre romcoms, vino, la cultura de los escoceses, largos de faldas y hasta uñas pintadas.

Puede que ahora en invierno no sea la mejor idea animarse a usar una. Pero quién sabe, igual y el siguiente verano me vean con una falda de esas como las que usó Brad Pitt en Troya, y alguien dirá:

—Mira, otro hombre con falda.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2022 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.