Leyendo ahora
Mathieu Amalric: el escritor, director y actor que ha trabajado con más personalidades de las que podemos contar

Mathieu Amalric: el escritor, director y actor que ha trabajado con más personalidades de las que podemos contar

Si eres un fanático del cine, seguro que ubicas a Mathieu Amalric por su trabajo como actor en películas como El gran Hotel Budapest y La Crónica Francesa (The French Dispatch) de Wes Anderson o en James Bond del 2008 dirigida por Steven Spielberg. Pero si eres un erudito del cine, entonces seguro ya tienes en tu radar el trabajo como director y guionista de Amalric, que no es por nada, pero la crítica lo adora y en la entrevista que tuvimos oportunidad de realizarle, en el marco de la promoción de su próxima película como director, Hold Me Tight, lo confirmamos ¡qué tipazo!

Francelia Bahena para BADHOMBRE: ¿Cuál es la principal diferencia que puedes notar al trabajar en un set como actor y director?

Mathieu Amalric: “En realidad no sé si existe una diferencia como tal. De hecho, ni siquiera se si sería la persona correcta en hacer ver las diferencias entre ambos roles; y te voy a contar un poco de mi historia para que me entiendas. Yo empecé a trabajar en la industria (del cine) a los 17 años, haciendo toda clase de trabajos en el set: fui asistente de director, asistente de props, asistente del editor, cuando todavía se hacía film; incluso, estuve ayudando en el catering, el transporte ¡todos los trabajos posibles en la creación de películas!

Hasta que un día empecé a dirigir mis propias películas, ayudado por mis amigos y a través de la dirección, descubrí que lo que más me gustaba de la industria del cine era la capacidad que tenía el trabajo en equipo de los maquillistas, los diseñadores, los editores, los actores y todos los que están involucrados en un hacer una película; de crear. Era casi una utopía darme cuenta que estábamos viviendo en un mundo que habíamos creado entre todos y en ese momento, decidí que este era mi lugar feliz, el lugar en donde quería vivir.

Fue después de eso que Arnaud Desplechin me inventó como actor al elegirme para una de sus películas. Su magnífico trabajo como director hizo que la película fuera adorada por el público y al ver la película, las personas también confiaron en mí y creyeron que yo era un buen actor. Pero en realidad, yo nunca tuve una formación actoral, simplemente tengo mucha suerte de trabajar con directores expertos en lo que hacen. Así que, yo no me podría considerar a mí mismo como un buen actor y por eso, no sabría las diferencias exactas, porque no soy actor de formación.

Mi pasión natural es escribir y dirigir películas; cada que me levanto, pienso en crear. Y de vez en cuando, un gran amigo director como Wes Anderson o Roman Polanski, me llaman para actuar bajo su guía.

Yo veo el trabajo de actor como un trabajo manual más, que aporta a la magia de la creación en el cine. Sin embargo, también reconozco que de no haber sido actor, no hubiera podido desarrollar una conexión tan específica con Vicky Krieps, donde a veces con sólo un intercambio de miradas, podíamos reconocer lo que queríamos uno del otro en escena, casi como si fuéramos gemelos con chistes locales. Y creo que se refleja en la pantalla al ver Hold Me Tight”.

FB: ¡Ahora entiendo la historia completa! Qué impresionante que has podido trabajar en casi cada parte de la creación de una película. Así que no solo sabes lo que se necesita para una película, también lo entiendes y eso pocos lo llegan a hacer.

MA: “Claro, es una habilidad que desarrollé, pero no hay reglas para crear películas, tú puedes hacerlas con las habilidades que tengas. Este fue mi camino y yo me fasciné con el mundo del cine desde la parte manual, donde con tu cuerpo realizas actividades para finalmente tener una película en escena y el trabajo de set para lograr eso es muchísimo y admirable, agotador y fascinante.

Desarrollé habilidades corporales que me llevaron a enamorarme cada día más fuerte de mi herramienta de trabajo, el cine y a partir de eso, preguntarme: ¿qué más podemos hacer? ¿y si ahora quitamos los diálogos por completo? ¿y si únicamente usamos luz para transmitir una idea? ¿y si lo hacemos a través de la música? ¿y si las dos niñas que contratamos para la película no son actrices y dejamos que toquen el piano en vivo y toda la música de la película es en vivo? Entonces, empieza a ser algo más profundo.

FB: Maravilloso, tengo una pregunta más que hacerte y es una difícil. Si pudieras decirme cuál es tu película favorita en este momento ¿cuál sería? ¿tienes una? ¿por qué esa es tu favorita?

MA: “¡Dios mío! Cambia todo el tiempo, es imposible tener sólo una, así que en este momento específico en que me entrevistas y escucho el sonido de mis compañeros de habitación afuera de mi puerta (porque vivo con amigos con quienes comparto un departamento), ayer en la noche vimos la película de Limelight de Charles Chaplin.

Platicar con Mathieu Amalric fue enriquecedor y hasta cierto punto, relajante, pues su aura colaborativa, humilde y creativa traspasó las fronteras de mi computadora para inundarme en una vibra feliz. Definitivamente la magia del cine vive dentro de Almaric”.

Hold Me Tight narra la historia de Clarisse (Vicky Krieps), una madre que huye de su familia, obligando a su marido a hacerse cargo de los hijos que ha dejado atrás. A medida que empezamos a desentrañar las razones de su repentino abandono, comenzamos a entender los motivos que llevaron a Clarisse a tomar esta decisión, en un retrato profundamente sincero de una mujer fracturada. Hold Me Tight ya está disponible en exclusiva en Mubi.

Ver Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2022 BADHOMBRE CREATIVE STUDIO S.A. DE C.V. Hecho en México.